Dos averías dejan sin luz toda la noche a 260 casas del Albaicín

Dos averías dejan sin luz toda la noche a 260 casas del Albaicín

Los cortes de electricidad responden al «deterioro del material», según los técnicos, y tardaron varias horas en solucionarse

Javier F. Barrera
JAVIER F. BARRERA

Dos averías en la red eléctrica dejaron sin luz prácticamente toda la noche del miércoles al jueves a los habitantes del entorno de la calle San Luis del barrio del Albaicín. Según los vecinos consultados por este periódico, «la luz comenzó a bajar de tensión el miércoles a partir de las cinco de la tarde», lo que imposibilitaba «el uso de los electrodomésticos y calentadores para el agua caliente», destacaron.

Inmediatamente, se pusieron en contacto con Endesa. «Pero tienen un sistema telefónico automático -es decir, que la atención no es personal sino que es a través de un programa informático que actúa como filtro de llamadas». De esta forma, «te van entreteniendo hasta que al final te recogen la queja», indicaron.

«Pero no es suficiente, porque hasta las nueve de la mañana de ayer, jueves, no ha aparecido una brigada de operarios para reparar la avería». En efecto, ayer mismo por la mañana dos operarios de una de las contratas que trabajan para el mantenimiento y arreglo de las averías de Endesa se presentó en la calle San Luis del Albaicín y trabajó duro hasta lograr devolver la tensión al fluido eléctrico.

Esta pareja de operarios explicaba a los vecinos en la misma calle San Luis que se había producido «un deterioro del material». Resulta que por diversas razones técnicas se genera una especie de óxido que afecta a los cables de electricidad y dejan de funcionar.

De igual forma, auguraron que habrá que pensar en intervenir en la calle si estas averías continúan. «Aunque aquí en el Albaicín es muy complicado. Para empezar, hay que abonar unos setecientos euros al día por cada jornada de obra para pagar al arqueólogo que visa que la intervención no afecta a ningún resto patrimonial histórico», subrayaron.

Un matrimonio afectado comentaba ayer por la mañana lo sucedido desde las cinco de la tarde del pasado miércoles: «La corriente era de muy poca intensidad, de muy poca potencia, y no podíamos hacer funcionar ni el calentador de agua, ni los braseros, ni las hornillas», relataban. «No se podía ni calentar el agua para hacer un té», añadió para poner un ejemplo gráfico de las penurias pasadas durante casi veinte horas por el corte del suministro de energía eléctrica.

De igual forma, se les terminaron las comodidades y el confort: «No nos hemos podido duchar porque no hay agua caliente. Solamente había un poco de luz en los pasillos, pero con una luz muy tenue, como la de una velita. Los frigoríficos tampoco han funcionado. Ningún electrodoméstico funcionaba. Y todos los vecinos de esta zona estaban igual», precisó.

Para olvidarse de esta pesadilla, recurrieron al método más antiguo y tradicional: «Nos tuvimos que acostar muy temprano y pasar la noche arropados. Pero ahora mismo -se refieren a la mañana de ayer- hace más frío dentro de la casa que fuera».

Una vez arreglada esta avería, anuncian que van a presentar una queja y una reclamación por daños y perjuicios. «Vamos a ir a la OCU, a Consumo del Ayuntamiento y a la propia Endesa. Vamos a denunciar y reclamar el día sin luz, para que por lo menos no lo cobren, ya que pagamos puntualmente», advirtieron.

La versión de Endesa

Este periódico se puso contacto ayer con el gabinete de prensa de Endesa y le preguntó directamente por este incidente. Endesa respondió que se habían producido dos incidencias en la línea de baja tensión. Explicó que hay tres tipos de líneas, las que se corresponden a la alta, a la media y a la baja tensión.

Esta última, la de la baja tensión, es la que tradicionalmente se le llama la acometida, que es la parte de la red que llega al contador de cada domicilio. A nivel de cliente, añadió la portavoz de Endesa, significa que las incidencias en baja tensión afectan a menos gente a escala de percepción social. Y en el nivel técnico, es la tensión que se utiliza en los domicilios.

Tras las explicaciones, la portavoz de Endesa informó de que «a las 8.36 horas de ayer, jueves, hubo una incidencia en unos cables de baja tensión que afectaron en torno a unos 260 clientes de un centro de transformación denominado San Luis», ubicado en el Albaicín.

«Cuando nos llega el aviso de los clientes, prosigue la portavoz, los operarios se han presentado en el lugar del incidente», añadió.

Una vez en la calle San Luis, lo que visualizaron los técnicos es que «una de la arquetas estaba obstruida y sin su tapa». Además, también «faltaba una fase en esa canalización subterránea». Resulta que los cables eléctricos tienen tres fases, dos eléctricas y el neutro que es el de tierra. «Pues resulta que una de las tres fases de esa acometida subterránea fallaba. Lo han arreglado y a las 11.20h se había recuperado el suministro», apostilló.

De igual forma, informó de que «el miércoles a las 17h hubo una avería en un cable en la calle Cuestecillas, entre el número 2 y 8 y los técnicos la solucionaron sobre las dos de la madrugada».

Es decir, que la percepción de los vecinos es que fue una sola la avería que se prolongó desde las cinco de la tarde del miércoles a las doce del mediodía de ayer jueves, cuando realmente fueron dos. Sucede que «fueron en el mismo centro transformador, y como la primera se solucionó a las dos de la mañana y los vecinos dormían, tienen la sensación de que fue una sola».

Más

 

Fotos

Vídeos