Aparcar es complicado en esta cochera de la calle Almireceros