Antonio León y Dimas Rodríguez se disputarán la presidencia de la Rural

Dimas Rodríguez, a la izquierda, cuando aún era director general de la Caja Rural, junto al presidente Antonio León. /Alfredo Aguilar
Dimas Rodríguez, a la izquierda, cuando aún era director general de la Caja Rural, junto al presidente Antonio León. / Alfredo Aguilar

Hoy se celebran en Málaga, Almería, Baza y Huéscar las primeras juntas para elegir a los compromisarios de la asamblea del 11 de abril

Jorge Pastor
JORGE PASTORGranada

Veintiséis millones de beneficio el año pasado, 760 empleados en nómina y una red de 196 sucursales. Son las grandes magnitudes de la Caja Rural de Granada, una de las entidades con mejores ratios de solvencia del sector financiero español que a partir de hoy comienza un proceso que culminará el 11 de abril con la celebración de una asamblea que elegirá como presidente a Antonio León, que opta a la reelección después dos mandatos (diez años), y Dimas Rodríguez, director general de la Caja Rural durante casi una década y que fue destituido en julio de 2017.

La carrera electoral en la cooperativa de crédito comienza este viernes con las cuatro primeras juntas preparatorias en Málaga, Almería, Huéscar y Baza. La semana que viene, hasta el jueves, se desarrollarán las diecisiete restantes, todas en la provincia de Granada. En estos cónclaves se deciden los compromisarios que acudirán a la asamblea general del mes próximo y que representarán a los 105.000 socios electores de la Caja Rural de Granada. Tienen esta condición los clientes activos que además sean titulares de una participación mínima de 75 euros de la Caja en el caso de las personas físicas y 150 en las jurídicas.

Las dos candidaturas, que han rebasado con creces los 250 avales que marcan como mínimo los estatutos, están formadas por diecisiete miembros, incluidos los cinco que tienen la condición de suplente. La lista que se proclame vencedora colocará a doce de ellos en el consejo rector, el máximo órgano de gobierno de la Caja Rural. Hay otro asiento. El número trece lo ocupará un consejero laboral elegido por los trabajadores.

«Nuestro objetivo es lograr una entidad más fuerte y de la que sientan orgullosos los granadinos» Antonio León | Presidente de la Rural

En caso de que ganara Antonio León, la vicepresidencia sería asumida por el farmacéutico y empresario agrícola José Carrillo, mientras que la secretaría general recaería sobre Víctor López, profesor de la Universidad de Granada. Los números dos y tres de Dimas Rodríguez son José Antonio Puig, profesional de la banca vinculado a la propia Rural, y Javier Jiménez, expresidente de la Cámara de Comercio de Granada. Una vez culminado el procedimiento, la última palabra la tiene el Banco de España.

Antonio León aseguró este jueves que, en caso de renovar la confianza mayoritaria, trabajará «para que la Caja Rural de Granada sea lo que ha sido siempre, una entidad cercana y con un conocimiento importante del entorno y sus clientes, ofertando productos que se adapten a sus necesidades». «Queremos que el personal de la Caja -prosigue León- continúe con la motivación y la implicación que le ha caracterizado siempre, que el buen ambiente en la plantilla permanezca como seña de identidad».

Antonio León, que prefirió no manifestarse respecto a las aspiraciones de Dimas Rodríguez, afirmó categóricamente que «la Caja Rural de Granada no está en ninguna fusión hoy día ni tampoco lo estará». Se marcó como gran objetivo para los próximos cinco años que la cuenta de explotación siga mejorando y lograr una Caja «más fuerte, con una mayor cuota de mercado y de la que los granadinos se sientan orgullosos».

«Si resultamos ganadores, limitaremos a doce años la duración de los mandatos en el Consejo» Dimas Rodríguez | Exdirector general de la Rural

Dimas Rodríguez comentó que, en caso de ganar, tomará varias decisiones que atañen directamente al gobierno corporativo. Entre ellas, que ningún miembro del Consejo pueda serlo durante más de doce años ni que supere los sesenta y cinco años de edad. Respecto a recursos humanos, aboga por el establecimiento de criterios de promoción, «redactados y disponibles», en función de resultados y méritos alcanzados durante un periodo amplio. También apuesta por aumentar la retribución variable para la plantilla hasta el 15% de los excedentes -frente al 10% actual-.

Rodríguez, muy crítico con la gestión de Antonio León y del actual director general Jerónimo Luque, a los que considera que «no están preparados para desempeñar sus cargos», entiende que la Caja debe seguir expandiéndose y especializándose con la creación de unidades de banca privada y de empresas en Almería y la apertura de más oficinas en Madrid.

Fotos

Vídeos