SOS Alhambra pide más control de pisos turísticos en el Albaicín

SOS Alhambra pide más control de pisos turísticos en el Albaicín

La Plataforma ha criticado que el diseño de un plan «de tanta trascendencia» recaiga en tres funcionarios con ausencia total de personal especializado como historiadores, geógrafos, arqueólogos o economistas

EFE

La Plataforma SOS Alhambra, que lidera el Centro Artístico de Granada e integran colectivos ciudadanos y organizaciones ecologistas, ha pedido más control de los alojamientos turísticos del Albaicín y ayudas para su regeneración en el Plan Especial de este barrio Patrimonio de la Humanidad.

La plataforma ha presentado sus alegaciones al Plan Especial de Protección y Catálogo de los Sectores Albaicín y Sacromonte, presentado por el Ayuntamiento de Granada y en fase de avance, para exigir una mayor participación social y medidas de conservación para el barrio patrimonial.

El origen

SOS Alhambra ha criticado que el diseño de un plan «de tanta trascendencia» recaiga en tres funcionarios con ausencia total de personal especializado como historiadores, geógrafos, arqueólogos o economistas y ha reclamado una oficina técnica en el barrio que permita la participación de los vecinos afectados.

Entre sus alegaciones, la plataforma ha pedido que se regulen los materiales, texturas y colores que se pueden usar en fachadas, pavimentos o mobiliarios para mantener la esencia albaicinera.

Además, y ante la «excesiva aglomeración de apartamentos turísticos, la mayoría sin registrar», SOS Alhambra ha reivindicado una regulación equilibrada de los usos residenciales y turísticos.

Ha sugerido además que se realicen estudios arqueológicos en las zonas que contemplan, sobre el mapa, aparcamientos subterráneos, y que se elimine la urbanización prevista en la mitad inferior de San Miguel Alto para convertir ese suelo en parque público.

Para conseguir la regeneración urbana, la plataforma ha propuesto que se implemente un programa de ayudas a la rehabilitación privada con subvenciones y préstamos para los propietarios y residentes y la protección del comercio tradicional.

El barrio del Albaicín fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco hace 25 años.