Así es la otra Alhambra construida en Argentina

Así es la otra Alhambra construida en Argentina

Un historiador del país sudamericano pide ayuda para evitar que el edificio que alberga una réplica de un patio nazarí caiga entre el olvido y los escombros

ÁLVARO LÓPEZGRANADA

Granada es la Alhambra y la Alhambra es Granada. La ciudad tiene el orgullo de tener uno de los monumentos más visitados del mundo y no es para menos pues ha logrado inspirar a millones de visitantes. Entre ellos a poetas, novelistas o incluso políticos. Políticos también del otro lado del océano, del mismo corazón de Argentina. Dardo Rocha, fundador y gobernador a finales del siglo XIX de la ciudad argentina de La Plata, fue uno de los que no pudo evitar enamorarse de la Alhambra hasta tal punto que encargó una réplica de uno de sus patios.

En uno de sus viajes a Europa, Rocha tuvo la fortuna de visitar Granada. Durante su estancia tuvo tiempo para conocer en profundidad la Alhambra y para encargar unos moldes de yeso de uno de sus patios nazaríes con el fin de recrearlo en la vivienda de su suegro, Diego Arana, en La Plata. De hecho, tras las obras, finalizadas en 1891, que levantaron un trozo del monumento nazarí en suelo argentino, Rocha destruyó los moldes para que nadie pudiera imitar tan bello patio.

Ahora, casi 130 años después, el historiador Nicolás Colombo lucha por evitar que el edificio que alberga esta réplica de la Alhambra desaparezca entre el olvido y los escombros. Pues la vivienda ha sido de titularidad privada desde que se construyó, pero desde hace 12 años no vive nadie al fallecer su último inquilino de la familia Arana sin que sus herederos se hayan puesto aún de acuerdo sobre ella. Sin embargo, desde 2006, el Ayuntamiento de La Plata considera a este lugar como un 'bien patrimonial del casco fundacional' y en 2008 la Cámara de los Diputados de Buenos Aires promulgó una ley para protegerla.

Pero del dicho al hecho hay un trecho de cruda realidad. La casa, hoy por hoy, está prácticamente abandonada. Nadie vive en su interior y la suciedad y los desperfectos se van acumulando en un edificio cuya fachada no anticipa la belleza de su interior. Colombo pide ayuda para poder restaurar lo que considera «un patrimonio único de la ciudad de La Plata».

El historiador aspira a que el edificio no solo sea rehabilitado sino que algún día pueda ser un monumento digno de visitar por cualquier persona: «Ojalá algún día la familia Arana consiga los fondos y ayuda para poder restaurar este patrimonio único de la ciudad de La Plata, para que pueda ser visitado por todos sus pobladores como así también turistas de otras partes del mundo».