El hotel Washington Irving reabre sus puertas al público

Exterior del hotel Washington Irving, ayer./
Exterior del hotel Washington Irving, ayer.

El histórico hospedaje albergó en la noche del miércoles a sus primeros invitados en 17 años

JAVIER MORALES

Ya está de vuelta. Las puertas del Washington Irving, propiedad de la cadena internacional Hotusa, abrieron el pasado miércoles para acoger a los primeros huéspedes que se han alojado en el hotel desde que en 1999 cerrara sus puertas para afrontar una reforma cuyos inicios se demoraron hasta 2014.

Un total de 63 habitaciones tienen cabida en este hotel de cinco estrellas, inspirado en la vida y obra del autor de los 'Cuentos de la Alhambra'. El propio Washington Irving llegó a alojarse durante unos días, en 1829, en los aposentos de este edificio situado en pleno bosque de la Alhambra, frente a la Puerta de los Siete Suelos.

MÁS INFORMACIÓN

Quizás Martin, su esposa e hijo, hayan pasado las madrugadas del jueves y el viernes en aquella habitación que ocupó el autor estadounidense. Estos alemanes han estrenado dos de las flamantes camas de las que dispone el Eurostars Washington Irving. Al filo de las diez de la noche de ayer, los turistas finalizaban el recorrido por la ciudad para pasar su segunda velada en este emplazamiento.

¿Y cómo localizaron el hotel? «Simplemente buscamos en Internet», explican en inglés, «lo encontramos y dijimos 'bueno, probemos'. Estamos muy contentos». Reconocen que les encanta: «Es un hotel precioso», subrayaba ella. A la ilusión de estrenar se une la tranquilidad que reina en el establecimiento. Desde la recepción, en la que flotaba el olor a nuevo, apenas se percibían las voces de una familia que disfrutaba de un partido de fútbol en un salón cercano. «Por supuesto, está tranquilo, pasarán unos días hasta que se llene», anticipaban los invitados.

Con la misma palabra, 'beautiful', que utilizaron para describir el hotel, se referían también la ciudad, a la que se han acercado por primera vez, antes de continuar su viaje hacia Córdoba. «Hoy hemos estado en la Alhambra y en el centro de la ciudad», recordaban. Quizás sin ser del todo conscientes, Martin y su familia ya han pasado a formar parte de la memoria de uno de los rincones con más historia de Granada.

Habitaciones, piscina, gimnasio, salones para celebraciones, sauna, restaurante, terraza exterior, salón biblioteca... Todos los espacios del hotel están decorados con guiños a la obra del escritor del Romanticismo. En los pasillos, por ejemplo, lucen algunas de las citas en las que Washington Irving hizo referencia a Granada.

La ambientación tiene «una personalidad propia que comparten una orientación cultural que nos permite vincular nuestros establecimientos a las ciudades en las que se encuentran para que el cliente se impregne más de su alma», explicó la cadena hotelera a IDEAL.

A través de la página web del establecimiento es posible reservar cinco tipos de habitaciones. Tomando como fecha la noche del martes 6 de septiembre, los precios sólo alojamiento van desde los 109 euros de la habitación doble a los 209 de la junior suite. Una noche más tarde, la tarifa más barata llega a los 299 euros, mientras que la más cara se sitúa en 399.

Un camino «largo y costoso»

El Washigton Irving fue, en su momento, uno de los más lujosos hoteles de la capital. De hecho, llegó a ser el único que contaba con agua corriente fría y caliente en todas las habitaciones. El edificio se levantó en una zona conocida como 'Las Ventillas' en el año 1802. Su época de mayor esplendor la vivió entre los años 60 y 70, gracias a su privilegiada ubicación a apenas 20 metros de las murallas de la Alhambra.

En 1996, Hotusa adquirió el hotel por 210 millones de pesetas 1,2 millones de euros. En 1999, la empresa tomó la decisión de clausurarlo para acometer una reforma que finalmente quedó en el cajón. El plan inicial era promover un hotel de cuatro estrellas con 80 habitaciones. Hasta diez años más tarde, las obras no se volvieron a mencionar. Se anunció entonces la creación de un hotel de cinco estrellas, pero no se anticipó ninguna fecha de apertura.

Ya en 2011, el Ayuntamiento reconoció que las obras estaban paralizadas y llegó a sopesar la opción de retirar la licencia de reforma. Hotusa explicó entonces a IDEAL que estaba «trabajando en el desarrollo del proyecto de rehabilitación, no pudiendo facilitar por el momento una fecha para la ejecución». Hace un par de años, el plan de rehabilitación se puso de nuevo en marcha. Entretanto, la Junta de Andalucía propuso la creación en el edificio de un centro de estudios al ver que «la eterna apertura» no parecía materializarse.

En febrero de 2014, el gobierno municipal impuso a la cadena hotelera la obligación de afrontar obras urgentes, dado el mal estado del inmueble. En otoño de ese año quedó fijado 2016 como fecha tope para la apertura del Washington Irving, cuyo proyectó contó con el visto bueno del Patronato de la Alhambra, la delegación de Cultura y el colegio provincial de arquitectos. Pese a que hace cuatro meses se anunció el 3 de mayo como jornada inaugural, el proceso se ha retrasado finalmente hasta el 15 de junio.

El presidente de Hotusa, Amancio López, ha reflejado en una nota remitida a los medios que «ha sido un proceso largo y costoso». No obstante, incide en que la «única intención ha sido la de hacer el hotel perfecto para la ciudad de Granada». López asegura que el nuevo Washington Irving está llamado «a convertirse en un hotel emblemático para la ciudad de Granada».

Además del hospedaje junto a la Alhambra, la cadena es propietaria del Eurostars Gran Vía. En sus planes está la apertura de un hotel de cuatro estrellas con 94 habitaciones inspirado en la vida y obra de Federico García Lorca, situado en una manzana entre las calles Cárcel Baja, San Jerónimo y Cristo de San Agustín, con vistas a la Puerta del Perdón de la Catedral.