La Agrupación de Sordos de Granada denuncia que llevan tres meses sin intérprete de lengua de signos

La Agrupación de Sordos de Granada denuncia que llevan tres meses sin intérprete de lengua de signos

Fuentes de la asociación recuerdan que en Granada hay 4.000 personas que necesitan de esta ayuda

Á. L.

Miles de granadinos con problemas de audición llevan tres meses padeciendo una falta de medios que les afecta en su día a día. ASOGRA, la Agrupación de Personas Sordas de Granada que vela desde 1966 por los derechos de las personas con esta condición, carece de servicio de intérprete de lengua de signos (ILSE). Un hecho que lleva produciéndose desde finales de 2018.

«Con todos los cambios que está habiendo en la Junta de Andalucía nosotros aún no tenemos nuestro servicio de ILSE desde hace ya tres meses», explican fuentes de ASOGRA a Ideal. Desde la organización se lamentan de que «las personas sordas tengan que estar contratando el servicio de forma privada porque su servicio público no está disponible por falta de presupuesto».

«Es surrealista que en pleno siglo XXI tengamos que estar reclamando derechos que deberían ser obligatorios», añaden las mismas voces de ASOGRA. No en vano, según las cifras que maneja la organización, hay más de 4.000 personas sordas en Granada que necesitan de este tipo de servicios.

Sobre el futuro se muestran cautos. No saben qué va a pasar en las próximas semanas pero sí admiten que es un problema que necesita una solución urgente. De hecho, su situación «ya era precaria antes de que se suspendiera el servicio porque, aunque teníamos más ILSE que otras asociaciones, solo teníamos a tres personas trabajando en ello».

No obstante, la presidenta de ASOGRA, Guadalupe Cuerva, admite que desde la Junta ya se han puesto en contacto con la asociación para poner en marcha el servicio «cuanto antes» aunque entiende que es algo complicado por todos los cambios que ha habido. «No podemos permitir que haya personas que tengan que pagar de su bolsillo unos servicios que son esenciales», recuerda la presidenta. «Nosotros entendemos que ha habido muchos cambios y que por eso no es fácil que ya tengamos ILSE, pero no podemos permitirnos que suelda algo así cada vez que hay elecciones».