El PP acusa a Cuenca de «prevaricar» por recibir el legado de Brazam, investigado por presunto expolio

Robles y Fuentes, comparecen en la sede del PP./J. M.
Robles y Fuentes, comparecen en la sede del PP. / J. M.

El Ayuntamiento aclara que las piezas 'precintadas' no forman parte del catálogo de 4.500 elementos donados por el artista y niega que la Junta advirtiera de que no podía recepcionar la donación

Javier Morales
JAVIER MORALESGRANADA

El pasado martes, el alcalde de la capital recibió a Juan Manuel Brazam en el 'salón de la Mariana' del Ayuntamiento, donde firmaron los tres folios de la donación del legado a la ciudad de 4.500 obras en manos del artista para su exposición en la Casa del Almirante. En la mañana de este jueves, el PP ha cuestionado la legalidad de esta cesión y ha acusado al alcalde de «prevaricar» por recibir un legado que «está siendo investigado por el Juzgado de Instrucción Número 1 de Jaén». Desde el área de Cultura del Ayuntamiento aclaran que los elementos históricos en cuestión no están entre los cedidos a la ciudad.

En una comparecencia ante los medios, los populares Juan Antonio Fuentes y José Antonio Robles han calificado de «electoralista» la foto de la llegada del legado. De acuerdo con el PP, los ayuntamientos de Alhama de Granada y Las Gabias estaban intentando recibir este patrimonio, pero «la Junta advirtió a los ayuntamientos de que el legado estaba siendo investigado». El único que paralizó la cesión es el de Alhama, mientras que Granada siguió adelante con el proceso. Sin embargo, el alcalde de la capital, Francisco Cuenca, ha aseverado que no tiene constancia de la advertencia de la Junta.

La investigación implica a media decena de figuras íberas descubiertas en un yacimiento de Mengíbar (Jaén). El 18 de diciembre de 2018 se abrieron diligencias previas para esclarecer su origen tras la denuncia de un grupo de arqueólogos que apuntaban a que podrían proceder de un expolio, han relatado los populares. El pasado 20 de abril, la fiscalía pidió investigar el legado y hace «dos o tres semanas» la Junta ya avisó a los ayuntamientos de que se estaba estudiando la presunta irregularidad y por tanto no podían recibir el legado, encuentro que el equipo de gobierno municipal dice no conocer.

Como han detallado los populares, en el Ayuntamiento de Alhama de Granada hay «custodiadas y precintadas» por el Seprona de la Guardia Civil cinco piezas, mientras que en el propio museo arqueológico de la capital hay otras dos en la misma situación, «con conocimiento del Ayuntamiento y del propio alcalde«, pese a lo cual «se hace una foto para decir que se van a donar 4.500 obras de arte».

«Esto que hace el señor Cuenca se llama prevaricar, porque está prohibido recibir un legado cuyo origen está investigado como expolio», ha criticado Fuentes. «Él es capaz de vender todo por una foto, que explique si está tan nervioso porque los números no le salen», ha proseguido el popular, que ha denunciado que venda «logros» y no «propuestas» en periodo electoral.

El alcalde, durante la presentación de la nueva portada del ferial, ha insistido en que el legado y la apertura de la Casa del Almirante son una «magnífica noticia» para Granada y ha acusado al PP de querer «emponzoñar» la recta final de la campaña y de «nerviosismo» de los populares y sus «socios de la ultraderecha» porque la ciudadanía «no confía en el 'trifachito'». Además, ha insistido en que la investigación «no tiene nada que ver con Granada» y que la donación «se aprobó en pleno por todos los grupos municipales».

Desde el área de Cultura del consistorio han asegurado que las piezas investigadas no están entre las cedidas y que la documentación relativa al legado está en orden, con todas las declaraciones responsables requeridas que «han pasado a la vista de todos los grupos políticos».

Por su parte, Robles se ha referido a la convocatoria de ayer ante los medios de comunicación en la que el alcalde de Granada y el presidente de la Diputación, José Entrena, adelantaron que el próximo 3 de junio se pondrán a la venta los billetes del AVE. En opinión de Robles hicieron el «ridículo» en una convocatoria de «auténtica vergüenza» y una «tomadura de pelo». Robles ha criticado el «uso de las instituciones» en las que gobiernan para hacer campaña a favor del PSOE.