«El acuerdo del CGPJ perjudica a los consumidores»

La jueza de Primera Instancia 9 de Granada, encargada de casos de cláusulas suelo./RAMÓN L. PÉREZ
La jueza de Primera Instancia 9 de Granada, encargada de casos de cláusulas suelo. / RAMÓN L. PÉREZ

La magistrada granadina Susana Álvarez Civantos es una de las juezas de Andalucía que han recurrido el plan de choque del órgano de gobierno de los jueces

Yenalia Huertas
YENALIA HUERTASGRANADA

La titular del Juzgado de Primera Instancia número 9 de Granada, Susana Álvarez Civantos, es una de las cinco magistradas de Andalucía que han recurrido el acuerdo del órgano de gobierno de los jueces por el que se especializaron juzgados para la llevanza de los casos de cláusulas suelo. Opina que el acuerdo del Consejo General del Poder Judicial «perjudica a los consumidores».

En declaraciones a IDEAL, explica que al ser los jueces especializados en materia de condiciones generales de la contratación «muy pocos», no pueden asumir la resolución del volumen «tan excesivo» de asuntos que tienen. Ella, de hecho, se confiesa colapsada. Si su juzgado está al día de incoaciones de todos los asuntos que han entrado es, como resalta, «gracias a la diligencia y profesionalidad de los 18 funcionarios y del letrado de la Administración de Justicia que lo componen».

La solución a la saturación actual pasaría, según cree, por dejar sin efecto los acuerdos del CGPJ. Los considera «totalmente erróneos» y por eso ella y las otras cuatro juezas antes indicadas los han recurrido ante el Tribunal Supremo (TS) mediante un recurso contencioso administrativo. El recurso fue interpuesto contra el acuerdo de 25 de mayo de 2017, «y acabamos -añade- de ampliar la demanda el viernes pasado -21 de septiembre- al acuerdo de 28 de diciembre de 2017 que prorroga la medida de especialización, porque consideramos que es un error crear, como se viene calificando en la prensa y en el ámbito jurídico, unos 'juzgados pozo' o 'juzgados trampa', que acumulan todos los procedimientos para evitar el colapso de otros juzgados».

Para esta magistrada, si se diversifica entre un número elevado de jueces la resolución de los asuntos «por lógica, la respuesta judicial es más pronta en el tiempo». En este punto, enfatiza que no es lo mismo para el consumidor obtener una sentencia en ocho o nueve meses que tener que esperar años -una media de tres-, como ocurre ahora en los juzgados con competencia exclusiva y excluyente.

Los jueces que llevan estos juzgados especializados no dan para más. Y ello, como admite Álvarez Civantos, a pesar del «gran esfuerzo» que hacen, poniendo incluso en riesgo su salud y llevándose el trabajo a casa. «No podemos garantizar, muy a nuestro pesar, una tutela judicial pronta y efectiva debido a que la tasa de litigiosidad es altísima y eso hace que la respuesta judicial se dilate en el tiempo», se justifica, tras resaltar que su juzgado era uno de los mejores de Andalucía y precisamente por eso lo eligieron para especializarlo.

Información relacionada

«Mi compañera Eva Canut y yo venimos dictando cada trimestre una media de 140 sentencias», detalla la granadina para ilustrar el agobiante ritmo de trabajo que tienen. Ella, como titular, además arrastra asuntos de reparto ordinario de mayor complejidad y que ha de sentenciar también. Luego, hay que tener en cuenta que la otra juez de refuerzo nombrada también refuerza en la Audiencia Provincial. «Trabajamos hasta los domingos por la tarde para sacar el trabajo adelante y evitar que los consumidores sufran un retardo mayor en la respuesta judicial, que no nos es imputable», apostilla. Con ese esfuerzo personal, que resta horas a su vida familiar, Álvarez Civantos y sus compañeras intentan evitar que los señalamientos de juicio lleguen al año 2025. «Estamos al máximo rendimiento y, claro, sí que me siento en situación de colapso, que obedece a una decisión del CGPJ errónea a la vista del resultado, decisión que acato pero no comparto», insiste.

Lo peor es, a su juicio, que mientras no se solucione el asunto de los acuerdos, se seguirá prorrogando la medida. «Habrá que esperar -comenta- a que cambie la composición del CGPJ, que está a punto de renovarse y a ver qué deciden los nuevos vocales».

Fotos

Vídeos