La doctora María López Gollonet nos da todas las claves sobre el blanqueamiento dental

La doctora María López Gollonet nos da todas las claves sobre el blanqueamiento dental

En la actualidad son numerosas las opciones que tenemos a nuestro alcance para solucionar esta cuestión

R. I. granada

Tener unos dientes blancos favorece y contribuye a tener una bonita sonrisa. El tono más o menos blanco de los dientes depende en gran medida de cuestiones genéticas, pues está determinado por el color de la dentina. Con el paso del tiempo los dientes se oscurecen porque al envejecer, el esmalte se hace más traslucido, pero también contribuye a su oscurecimiento la práctica de hábitos alimenticios en los que la ingesta de café, te, vino tinto u otros alimentos que contengan colorantes, sea abundante; ser fumador, ya que la nicotina va dejando una serie de depósitos en los dientes que hacen que se oscurezcan y la falta de higiene.

En la actualidad son numerosas las opciones que tenemos a nuestro alcance para solucionar esta cuestión que afecta a nuestra estética, ya que en el mercado existe una gran oferta de productos que nos permiten blanquear nuestros dientes ayudándonos a aclarar su tono

¿Qué debemos tener en cuenta antes de realizarnos un blanqueamiento dental?

Antes de realizar cualquier proceso en nuestros dientes es recomendable asistir al dentista para hacer una revisión y asegurarnos que gozamos de buena salud bucal, ya que si tenemos algún tipo de enfermedad dental siempre deberá ser tratada antes de realizar un blanqueamiento. Si nuestros dientes están sanos puede aplicarse sin problema y con total seguridad; en el caso de que alguno de nuestros dientes haya sido sometido a un tratamiento de conductos radiculares, es posible que estén descoloridos, para aliviar este proceso se puede aplicar el blanqueamiento en el interior del diente; si tenemos carillas, coronas o rellenos hay que tener en cuenta que el blanqueo no funciona sobre ellos, si su color se ha oscurecido es recomendable reemplazarlos por unos nuevos, para que el blanqueamiento quede uniforme en todos los dientes. También hay casos en los que el blanqueamiento no es recomendable, por ejemplo durante el embarazo y la lactancia o en pacientes periodontales, en los que la sensibilidad será mucho mayor debido a la exposición de la raíz del diente.

¿Qué tipo de blanqueamiento es el más utilizado?

Existen varias opciones en este sentido, podemos adquirir un Kit de blanqueamiento dental para utilizar en nuestra casa, para lo que es recomendable ponernos en manos de un profesional que nos recomiende su uso y cúal es el mas a adecuado o realizar el blanqueamiento directamente en la clínica lo que nos permite usar mas concentración de peróxido de hidrógenos, que es la sustancia que blanquea el diente.

Lo más habitual es realizar una técnica mixta, es decir, en la clínica se aplica un producto blanqueante a base de peróxido de hidrógeno de mayor concentración que se activa mediante una lámpara LED, la cual abre el poro del esmalte, permitiéndonos blanquear la dentina. Normalmente dependiendo del caso, se requieren dos o tres sesiones de aproximadamente 10 minutos; a continuación en casa se hace un recordatorio utilizando unas férulas con el mismo producto, pero con menos concentración de peróxido de hidrógeno, las cuales deben ponerse durante dos o tres noches para dormir, o bien, durante unas horas por la tarde según las indicaciones de cada marca. Pasados unos meses se pueden volver a utilizar las férulas o repetir el blanqueamiento en clínica, si notamos que el diente pierde algo el color.

¿Es un tratamiento doloroso? ¿Qué podemos hacer para tener un buen resultado y mantener los dientes blancos?

No es doloroso, pero sí puede producir sensibilidad en el diente, que va desapareciendo en las 72 horas posteriores al tratamiento. Para lo que se recomiendo usar geles y pastas dentífricas desensibilizantes después del blanqueamiento.

¿Qué podemos hacer para tener un buen resultado y mantener los dientes blancos?

Para obtener un buen resultado en los tres días siguientes al blanqueamiento hay que tener especial cuidado con la higiene y es recomendable seguir una dieta blanda, evitando aquellos alimentos que pueden teñir nuestros dientes, evitar el tabaco y realizar periódicamente una limpieza bucal.