El Ayuntamiento vallará el botellódromo para evidenciar que cierra el 1 de septiembre

Una imagen reciente del botellódromo. /
Una imagen reciente del botellódromo.

La concejal de movilidad ha adelantado que no será un vallado permanente ni de grandes dimensiones y que a esta medida se sumará una campaña informativa a través de los medios de la Universidad de Granada

EFEgranada

El Ayuntamiento de Granada vallará con carácter informativo y con una instalación temporal el "botellódromo", el único espacio habilitado para el consumo de alcohol en la vía pública y que se clausurará el 1 de septiembre, y vigilará "puntos calientes" para evitar concentraciones.

Así lo ha detallado la concejal de Movilidad y Protección Ciudadana del Ayuntamiento de Granada, Raquel Ruz, que ayer coordinó con representantes de los cuerpos de seguridad y servicios sanitarios el operativo especial que mantendrán ante el cierre del "botellódromo".

Ruz ha explicado que el Ayuntamiento está estudiando el vallado provisional del recinto como una "acción informativa, algo visual" que evidencie su cierre ya que muchos de sus usuarios son universitarios que viven en otras ciudades y desconocen la medida acordada por el Ayuntamiento.

Ha adelantado que no será un vallado permanente ni de grandes dimensiones y que a esta medida se sumará una campaña informativa a través de los medios de la Universidad de Granada para que sus 80.000 estudiantes conozcan el cierre del "botellódromo".

Ruz ha detallado que, tras la reunión de coordinación municipal, se acordó la organización de patrullas conjuntas de policía Nacional y Local que vigilarán los "puntos calientes" de la ciudad, plazas y calles en las que se detecte la posibilidad de que se produzcan microbotellones.

La concejal ha apuntado que la vigilancia, que permanecerá además en el recinto del "botellódromo", se ha ultimado como medida disuasoria más que coercitiva e incluirá controles de consumo de alcohol o drogas de la Guardia Civil, junto a la labor de voluntarios de Protección Civil, que actuarán coordinados con el distrito sanitario y el servicio de emergencias 112.

El Ayuntamiento ha previsto además empezar una campaña de educación en colegios, institutos y la Universidad, que sume a la seguridad vial los efectos del consumo de alcohol, y comunicará por carta a los padres, como responsables civiles subsidiarios, las infracciones que cometan sus hijos relacionadas con el consumo de alcohol.