Bida Farma, un gigante 'made in Granada'

Un operario de Farmanova trabaja en la selección de medicamentos para su empaquetado. /
Un operario de Farmanova trabaja en la selección de medicamentos para su empaquetado.

La empresa de distribución de medicamentos con sede en Santa Fe suministrará a 24 millones de personas

JAVIER MORALES

El proyecto Bida Farma ya es una realidad. La constitución de la compañía, llamada a asumir una quinta parte del mercado de la distribución de medicamentos en España, culminó el pasado 28 de julio con la adhesión de ocho cooperativas tras más de un año de negociaciones. Granada será la sede operativa de este conglomerado que durante sus dos primeros años de funcionamiento estará al mando de un granadino, Antonio Mingorance.

El presidente del grupo Farmanova -paraguas bajo el cual se integraron algunas de las principales cooperativas farmacéuticas de Andalucía y la cacereña Cofex-, asegura que el periodo de negociación «no ha sido un camino de rosas». Mingorance argumenta que «poner de acuerdo a ocho empresas que están en el ranking de sus respectivas provincias ha necesitado de mucha mano izquierda, y sobre todo de una gran generosidad por parte de todos los que han intervenido en esta integración». A las seis entidades coordinadas bajo el sello Farmanova se han unido la sevillana Cecofar y Cofarcir, con sede en Ciudad Real.

millones

2,1
Ventas estimadas de Bida Farma en euros.

Este «hito histórico en la distribución farmacéutica nacional» da lugar a una cooperativa que contará con un patrimonio neto cercano a los 190 millones de euros y ofrecerá sus servicios a 8.450 farmacias. En otras palabras, tendrá una cuota de mercado de 24 millones de personas. La estimación de ventas es de 2.000 millones de euros. Bida Farma es ya el segundo 'gigante' de la distribución farmacéutica en España tras Cofares. Y pretende «convertirse en referencia del sector y asumir en breve el liderazgo del mismo». «Nuestra unión va encaminada a fortalecer el papel de la farmacia a nivel nacional», resalta Mingorance.

El proyecto es fruto de un proceso que ya habían iniciado otros actores del sector farmacéutico y sigue la tendencia de otros países europeos. Siempre desde una perspectiva enfocada a «garantizar un modelo de distribución farmacéutica solidaria, mejor dimensionada en tamaño y con el suficiente músculo financiero para poder asegurar la universalidad del servicio farmacéutico». «Las sinergias que se crean repercuten en la cuenta de resultados de nuestras empresas y de la nueva de manera positiva», resume el presidente, en relación al futuro económico tras la unión.

Entre las 'patas' que sustentarán el crecimiento de Bida Farma están la generación de nuevas oportunidades de negocio para las farmacias, el incremento de la oferta comercial y la creación de lazos con las administraciones públicas. «Tendremos mayor potencial para llevar a cabo mejores procesos de salud», afirma Mingorance, quien puntualiza que la integración no supondrá una pérdida «de la idiosincrasia de cada zona» pese a que los nombres de las cooperativas quedarán bajo una única firma.

Dos granadinos al frente

Antonio Mingorance contará con la ayuda, desde la subdirección de Bida Farma, de Jesús Porres, que posteriormente asumirá la dirección general, según han previsto. «Es uno de los principales activos de este proyecto: aporta conocimiento y talento, características que necesitan las grandes empresas», dice Mingorance sobre Jesús Porres, quien ya ocupó el cargo de director general en el seno de Farmanova.

Para el presidente de Bida Farma, Granada ya era «un referente» de la industria farmacéutica en España, gracias a que ha contado con «una de las cooperativas más saneadas de España». «Ahora nos convertimos en líderes de un proyecto que trasciende los localismos y tiene miras nacionales».

La cooperativa dispondrá de cuatro sedes: una en Sevilla, de carácter administrativo, otra en Málaga, destinada a la comercialización de productos, una institucional en Madrid y, por último, una sede general en Granada, en el edificio que acoge las instalaciones de Farmanova. De momento, todo el personal de esta cooperativa seguirá anclado al proyecto. «Cuando desarrollemos nuevos servicios previstos, veremos la posibilidad de atraer talento», aseguran.