¿Dónde acampamos?

Los parajes en los que aún es posible pasar unos días en tienda de campaña y disfrutar de la naturaleza

Una familia pasa una jornada en compañía y en el campo./
Una familia pasa una jornada en compañía y en el campo.
JUAN ENRIQUE GÓMEZ

Despertar con los primeros rayos de sol que se filtran entre las ramas de los árboles, dejarse envolver por el sonido de pájaros que inician sus vuelos diurnos y el rumor del agua entre las piedras, es una sensación única e inolvidable que incide en la especial comunión con la naturaleza que se produce cuando el mobiliario es un saco de dormir y tu refugio una frágil tienda de campaña. Cuando los días se alargan, huyen los fríos y la bonanza impera en las sierras y riberas del sur peninsular, vuelve la imagen de las antiguas acampadas familiares, los fines de semana en el campo y las travesías de las altas cumbres con una pequeña tienda canadiense montada junto a prados efímeros, repisas y terrazas de pizarra, una actividad que se ha visto abocada a la extinción por la falta de sensibilidad con el medio natural y la masificación que desde el final del pasado siglo atenazan la sostenibilidad de los espacios naturales. Pero a pesar de que la acampada como tal está prohibida en todo el territorio nacional, y especialmente en los espacios naturales protegidos, aún es posible acudir a lugares concretos donde montar el campamento y vivir experiencias en las que prime el contacto con la naturaleza, la supervivencia y el conocimiento del medio.

Las sierras de Alfacar, Huétor, Arana, y las de Tejeda, Alhama y Almijara son los espacios naturales donde se mantienen algunas de las áreas de acampada autorizadas que quedan en la provincia de Granada. Son extensiones de terreno ubicadas en parajes que merece la pena conocer, con arboledas, unas en ríos y riberas, otras en bosques, vaguadas y prados, dotadas de instalaciones de agua, mesas, barbacoas, servicios y en algunos casos con vigilancia, kioscos y accesos no demasiado complicados. Todas ellas tienen algo importante: estar situadas en plena naturaleza.

En el territorio provincial hay tres áreas de acampada que gestiona directamente la Consejería de Medio Ambiente, una en el Parque Natural de la Sierra de Huétor, que se denomina Florencia, y otra en el parque de las sierras de Alhama, Almijara y Tejeda, conocida como el Robledal; la tercera es el Bacal, también en este espacio natural, pero no está abierta todo el año, afirma el jefe del servicio de Espacios Naturales Protegidos de la Junta de Andalucía en Granada, Antonio González Martínez, que señala que hay otras áreas para acampadas autorizadas que dependen de los ayuntamientos y son estas entidades las que dan las autorizaciones o gestionan los usos permitidos en esas zonas, normalmente en colaboración con Medio Ambiente si se encuentran en espacios protegidos ().

Reportaje completo, datos de las áreas de acampada, fotos, cómo llegar, video sobre las áreas recreativas de Granada, en Waste Magazine, en la dirección: http://waste.ideal.es/areasdeacampada-granada.htm