Abstemia primaveral, nueve años después

09.30. El botellódromo se valló a primera hora de la mañana. /
09.30. El botellódromo se valló a primera hora de la mañana.

El vallado del botellódromo frena a los jóvenes e impide festejar de la llegada de la nueva estación por primera vez desde 2007

ANTONIO SÁNCHEZ

El 16 de junio del año pasado, Pedro García Aguado, más conocido como 'Hermano Mayor', emitió el segundo capítulo del programa 'En la caja'. En él, se insertó dentro del botellódromo de Granada en plena Fiesta de la Primavera. Ese día, sin ser la edición más numerosa de las celebradas, el presentador mostró a toda España la imagen negativa de la ciudad que dejaba cada año la reunión de miles jóvenes en pleno éxtasis etílico. Su emisión abrió un debate latente que después de las elecciones de mayo se intensificó. La pérdida de la mayoría absoluta del gobierno del PP, que en 2015 se mostraba favorable al evento, obligó a empezar a hablar de la prohibición. Y ayer, con un simple vallado del entorno del espacio joven de Arabial y con la amenaza de multar durante toda la jornada, se consiguió acabar con la Fiesta de la Primavera.

Cronología

1996

4.000 jóvenes asisten a la primera celebración de la Fiesta de la Primavera. Estuvo promovida por el Ayuntamiento y animaba a disfrutar a los chavales bajo el lema 'Mejor sin alcohol'. Se celebró en el Bajo Albaicín.

1999

25.000 asistentes se reúnen sin causar excesivos incidentes en un pasacalles medieval en el Paseo de los Tristes que culminó a altas horas de la madrugada.

2000

10.000 participantes siguen la recomendación del Ayuntamiento y trasladan la celebración al Palacio de Congresos.

2001

10.000 jóvenes montan de forma inesperada un botellón en el Paseo de los Tristes que se prolonga hasta bien entrada la noche.

2002

4.000 personas celebran la Fiesta de la Primavera, que termina en una 'batalla campal' entre jóvenes y policías locales junto a Los Cármenes, con la detención de cuatro personas por presuntas agresiones.

2005

30.000 participantes toman varias zonas de la capital -Plaza Nueva, Méndez Núñez y Ronda Sur- y celebran de forma descontrolada la Fiesta de la Primavera.

2006

35.000 personas baten el récord de asistencia a este evento. La Policía disuadió la movida del Centro y se logró por primera vez concentrarla en un mismo sitio

2007

El Ayuntamiento de Granada consigue frenar la celebración de la Fiesta de la Primavera con un gran dispositivo policial en las calles de la ciudad.

2015

8.000 asistentes se reunieron en el botellódromo en la celebración más insulsa desde que empezó a realizarse en la instalación de Méndez Núñez. La lluvia fue la culpable.

Fue en 2007, hace nueve años, la última vez que el Ayuntamiento de Granada, también gobernado por el PP, se atrevió a prohibir a los jóvenes que bebieran alcohol. El año anterior la celebración había reunido en la capital a 35.000 personas. Pero apoyándose en la Ley del Ocio de la Junta aprobada ese año, el Ayuntamiento decidió vetar la celebración del evento y el consumo en la vía pública, incluso en el botellódromo, que se había inaugurado días atrás. Una excepción para un festejo que el propio Consistorio puso en marcha en 1996, con un itinerario urbano y periférico desde el Paseo de los Tristes hasta la Silla del Moro, con visita incluida al Carmen de los Mártires, reparto de flores, teatro en la calle, juegos alternativos y danzas. Fue el inicio de un festejo que años después derivó en un botellón espontáneo en el Paseo de los Tristes y se convirtió en el germen de lo que hoy es la Fiesta de la Primavera.

La convocatoria del evento, que el año pasado reunió en el entorno de Méndez Núñez a más de ocho mil personas a pesar de la lluvia, rodeaba de incertidumbre lo que podía pasar ayer a pesar de la prohibición municipal. Nadie descartaba que se pudiera producir una masificación de jóvenes, a pesar de que el botellódromo iba a estar vallado, pero se confiaba en que éstos entendieran y acataran la decisión municipal del ponerle fin, al menos de forma temporal, a este evento. Por eso, a las ocho de la mañana, cuando el sol apenas se estaba asomando por las cumbres de Sierra Nevada, varios operarios de Inagra limpiaban la instalación después del botellón de la madrugada de viernes. En paralelo, los organizadores de la 'Holi Run', una carrera por la ciudad que comenzará y acabará en el espacio juvenil de Arabial, comenzaban a vallar el botellódromo y a instalar el escenario desde el que hoy se animará a los jóvenes hasta las once de la noche.

María Moliner

La estampa fue bastante significativa, porque desde primera hora del día varias parejas de agentes de la Policía Local reconducían el tráfico e impedían la entrada al recinto a quienes se introdujeran en él con la predisposición de hacer botellón. El dispositivo puesto en marcha por el Ayuntamiento de Granada bloqueó uno de los carriles de la calle María Moliner durante gran parte de día, pero no impidió el acceso a los párkings de Méndez Núñez e Hipercor, como había ocurrido en otros años. En la zona hubo retenciones coincidiendo con la entrada y salida de los centros escolares, pero el tráfico fue fluido durante el resto de la jornada y no se registraron incidencias entre policías y jóvenes como había sucedido en ocasiones anteriores.

En el entorno del botellódromo el ambiente ayer era festivo a pesar de la que la ausencia de alcohol, música y chavales. Los integrantes de la plataforma 'No al Botellódromo', que desde hace una década han reivindicado la cancelación del evento, caminaban por la calle con una sonrisa amplia, convencidos de que el Ayuntamiento de Granada no habría prohibido el evento si ellos no hubieran presionado para ello. A la par, los comerciantes de las calles Arabial y Cañaveral festejaban la tranquilidad. Este año no tuvieron que cerrar el comercio por la tarde u optar por la contratación de seguridad privada para evitar incidentes con algunos jóvenes. La única respuesta por parte de quienes querían que se llevara a cabo la Fiesta de la Primavera fue un manifiesto en la plataforma Change.org, en el que se solicita al Consistorio que se mantenga abierto el botellódromo y no lo cierre a partir del 1 de septiembre, fecha que los grupos políticos municipales han marcado, a instancias de los vecinos, para acabar con el consumo de alcohol en este recinto.