Cárcel para un exalcalde que regaló a un amigo 900 euros del Ayuntamiento

Francisco José Luzón, aclamado por sus partidarios en una imagen de archivo. /
Francisco José Luzón, aclamado por sus partidarios en una imagen de archivo.

La Audiencia confirma la condena de un año de prisión impuesta al exregidor de Cogollos Vega por prevaricar y malversar fondos públicos

CARLOS MORÁN

El 2 de junio de 2011, sólo unos días antes de dejar de ser alcalde de la localidad de Cogollos Vega, Francisco José Luzón regaló a un amigo 900 euros que salieron de las arcas del Ayuntamiento. El beneficiario del insólito obsequio recibió un cheque nominativo por la citada cantidad sin que se tramitara ningún expediente. Es decir, que fue una entrega clandestina a efectos burocráticos.

Como quiera que el 'agraciado' «no estaba vinculado» al Consistorio «por ninguna relación laboral ni profesional» y, en consecuencia, no tenía derecho a cobrar los 900 euros de marras, el asunto acabó en los tribunales. Y a finales de 2014, el Juzgado de lo Penal 5 de Granada condenó a Luzón, que pertenecía a un grupo político independiente, a un año de cárcel por la comisión de un delito de prevaricación administrativa -dictar una resolución injusta a sabiendas de que es ilegal- «en concurso ideal» con otro de malversación de caudales públicos.

Además, la sentencia inhabilitaba al exalcalde para ejercer cualquier cargo en el «ámbito» local durante un periodo de dos años y le ordenaba que devolviera los 900 euros -más los correspondientes intereses- al Ayuntamiento.

Disconforme con aquella primera resolución, Luzón presentó un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial para reclamar su absolución. Entre otros argumentos, el exprimer edil de Cogollos Vega alegó en su descargó que el hombre al que entregó los 900 euros no era su amigo, sino un desempleado de «larga duración» que había trabajado para una empresa contratista del Ayuntamiento que no le había dado de alta en la Seguridad Social ni le había abonado el salario. En este sentido, Luzón entendió que estaba en deuda con esta persona y por eso asumió el pago del sueldo.

Pues bien, la Audiencia acaba de dictar una sentencia en la que rechaza tales planteamientos y confirma la condena impuesta en primera instancia al que fuera alcalde de la localidad del Área Metropolitana, según informó Rafael Revelles, el letrado que representa los intereses del Consistorio perjudicado.

Los jueces del tribunal provincial explican que existen pruebas de que Luzón vulneró la ley al entregar los 900 euros de propiedad municipal a una persona que nada tenía que ver con el Ayuntamiento. «La decisión de abonar la cantidad de 900 euros fue injusta y arbitraria, la misma ha producido un quebranto a las arcas públicas. No hay constancia de que por el Ayuntamiento se adeudase cantidad alguna (al beneficiario) (...)», especifica la resolución judicial.

Asimismo, la Audiencia recuerda -como ya dijo el juez que dicto la primera sentencia condenatoria- que había «indicios» de que, posteriormente a que se produjera la entrega del dinero, se 'fabricó' una orden de pago para intentar tapar el dislate. «El expediente de pago aportado por el acusado cuando prestó declaración sumarial presenta indicios de haber sido confeccionado posteriormente para ofrecer una apariencia de cobertura legal al (...) pago. Es sumamente llamativo que en el mismo no consta ningún escrito ni firma del secretario (...) Todos los documentos del expediente han sido elaborados y firmados por el acusado (...)», pone de manifiesto el tribunal provincial.

Otro pleito perdido

Se da la circunstancia de que la Audiencia ya condenó el año pasado a Luzón a tres años de prisión y nueve de inhabilitación como autor de un delito de falsedad documental y otro de prevaricación al permitir que su cuñada edificara una vivienda con piscina en una parcela agrícola, y facilitarle también los suministros de agua y luz con informes falsos.

Esa sentencia admitía recurso ante el Tribunal Supremo.