Renfe amplía hasta agosto el servicio de autobús obligado por las obras del AVE

Uno de los autobuses que cubre el trayecto desde la estación de Granada a Santa Ana, en Antequera./
Uno de los autobuses que cubre el trayecto desde la estación de Granada a Santa Ana, en Antequera.

El plan de transporte alternativo por el corte de las vías del tren se alargará 5 meses más, con un coste cercano al millón de euros

CRISTINA GONZÁLEZgranada

Lo que no supo concretar la ministra de Fomento, Ana Pastor, en su reciente visita a Granada, lo ha acabado desvelando el Boletín Oficial del Estado (BOE). El AVE cuenta desde ayer con una nueva fecha marcada en rojo en el calendario. Renfe ha sacado a licitación el servicio para transportar en autobús a los viajeros que quieran cubrir el trayecto entre las estaciones de Granada y la de Antequera; un contrato que entrará en vigor el 4 de marzo y se prolongará cinco meses. Las obras de adaptación de las vías a la alta velocidad imposibilitan la circulación de trenes desde abril del año pasado, hace ya diez meses. Y si nos ceñimos a la prolongación del transbordo por carretera y de esta peculiar situación de trenes reconvertidos en autobuses, el corte del tráfico ferroviario va a estirarse al menos hasta el 3 de agosto.

Sobre el papel no es más, ni menos, que el servicio que permite a los pasajeros poder subirse en Antequera al AVE, con destino a Sevilla o Madrid, o al ferrocarril hacia Algeciras, pero a efectos prácticos estos autobuses fletados por Renfe dejan entrever los nuevos plazos que se están manejando en una obra tan estratégica. Durante un año y medio Granada acarició como fecha para vivir el primer viaje del AVE el último trimestre de 2015. Nunca llegó a cumplirse. La propia titular de Fomento pospuso hace una semana la entrada en funcionamiento a 2016, ya metidos en ese año. Pero no dio más fechas. No supo precisar si sería en primavera, en verano, en otoño o en invierno. A juzgar porque el corte de las vías se prevé al menos para agosto, la hoja de ruta parece estirarse hasta bien entrado el año. Una vez que se liberen las vías, los trenes de alta velocidad tendrán que rodar durante un tiempo en pruebas, como corresponde a un medio de transporte de esta envergadura. Habrá que verificar que la maquinaria está bien engrasada para poder programar los primeros viajes comerciales. O lo que es lo mismo, si hasta el 3 de agosto, al menos, se cuenta aún con los autobuses para dar el servicio de los trenes, el horizonte del otoño o incluso el del invierno no parece muy descabellado.

Larga y media distancia

De momento, los potenciales usuarios tienen que conformarse con viajar por carretera merced al plan de tráfico alternativo puesto en marcha por Renfe. El pliego de condiciones del servicio de desplazamiento en autocar entre Granada y Antequera establece un presupuesto máximo de licitación, sin IVA, de 995.724,08 euros. Se contratarán tanto los servicios programados para larga y media distancia como una lanzadera en Loja, entre la ciudad y el área de servicio El Manzanil, junto a los servicios extraordinarios e incidencias que se produzcan. Por lo que respecta a los autocares para los servicios de larga y media distancia se especifica que deben tener al menos capacidad para 55 personas , mientras que en el caso de la lanzadera, será de 15 personas.

En total, desde Renfe se estima que son necesarios 66 autobuses para cubrir cada semana la demanda entre Granada y Antequera, con picos de 495 plazas disponibles los viernes y los domingos. La antigüedad de los autocares no debe superar los seis años desde la primera matriculación «así como cumplir estrictos niveles de confort y seguridad», recogen las especificaciones técnicas del concurso.

Se mantendrán todos los servicios de media distancia con Sevilla y Algeciras, así como los enlaces a Madrid, al igual que los horarios de salida. Así, los viajeros cuenta con tres salidas diarias con destino Algeciras, así como tres llegadas desde la ciudad gaditana, al igual que cuatro horarios de ida, y otros cuatro de vuelta de la línea Sevilla-Granada-Almería y viceversa. Todos estos trayectos en autobús harán una parada intermedia en la estación de Antequera para continuar el viaje, ahora sí, sobre las vías.

Para los trenes de Algeciras y algunos de los que conectan con Sevilla y Almería que tienen parada en Loja, se habilita un bus lanzadera entre la estación de San Francisco de Loja y el área de descanso de Manzanil, en la autovía.

Y en lo que respecta al servicio de Altaria Granada-Madrid, los usuarios también viajarán en autobús hasta Antequera Santa Ana, desde donde se trasladarán en AVE hasta la capital de España. En este caso, se da la paradoja que el tiempo de desplazamiento es 35 minutos menos que el que empleaban los trenes Altaria.

Será el cuarto contrato de estas características al que ponga su firma Renfe, entidad pública del Gobierno central. Desde finales de marzo, fecha de la primera adjudicación del servicio de transbordo, hasta el próximo 3 de marzo se han sucedido tres licitaciones (una de ellas incluía una prórroga de cuatro meses). En total, Renfe ha destinado 2,95 millones de euros a costear este medio de transporte alternativo obligado por las obras del AVE. Inicialmente se preveía un corte de las vías del tren de seis meses que, con los plazos sobre la mesa, va camino de triplicar su duración.

Con prórroga

El desglose de esos 2,95 millones de euros se refiere a 383.036 euros por 39 días de servicio contratados a partir del 30 de marzo del año pasado, a los que siguió otra adjudicación de 396.891 euros por 49 días, ambas adjudicadas a la empresa Next Continental Holding S. L. El 30 de junio se amplió el plazo de la licitación a cuatro meses prorrogables por otros cuatro, con un importe total de adjudicación (por los ocho meses) a la empresa Autocares Izaro S. A. de 2,17 millones de euros. Fuente de la empresa han confirmado a IDEAL que esa prórroga se hizo efectiva y que, por tanto, el servicio se prestará hasta marzo.

En total, con el nuevo contrato que está en tramitación y que se podrá resolver con un preaviso de 15 días si las obras del AVE pegarán un inesperado acelerón, la cifra se elevará a casi cuatro millones de euros. O lo que es lo mismo, Renfe se habrá gastado en el servicio de autobús casi un tercio del coste de la propia remodelación de la estación ferroviaria de Granada, que se adjudicó en 12,5 millones de euros, incluido el remozado del haz de las vías.

Este periódico ha querido conocer de manos de empresas de transportes privadas el coste del alquiler de un autobús para cubrir el trayecto entre Granada y Antequera. Según varias entidades consultadas, el precio de un autocar de 55 plazas puede oscilar entre los 280 euros más IVA entre Granada y Antequera (ida y vuelta) o los 250 euros más IVA entre Málaga y Granada (sólo ida). Lo que supondría, por 66 trayectos de autobús semanales que estima Renfe, un total de 406.560 euros al mes en el primero de los casos.

Lo que es de momento una incógnita es el número de pasajeros que utilizan este sistema de transbordos, a la espera de que el AVE sea una realidad. Renfe no ha querido facilitar los datos sobre el número de usuarios. Las últimas cifras que se barajaron las puso sobre la mesa la Asociación Granadina de Amigos del Ferrocarril, que estimó que el corte del tramo hasta Antequera había supuesto una pérdida del 30% de los pasajeros habituales en las líneas de media distancia; un descenso que sería menos en el caso de las de larga distancia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos