La autorización de las cámaras contra las pintadas se retrasa al menos otro mes

Pintadas en el Arco de las Pesas /
Pintadas en el Arco de las Pesas

La Comisión de Garantías del TSJA se volverá a reunir el 17 de febrero para tomar una decisión

CRISTINA GONZÁLEZ granada

La autorización del proyecto de instalación de cámaras de vigilancia en puntos estratégicos de Granada vuelve a estar en el aire y se retrasa al menos otro mes. Según ha podido saber IDEAL, la Comisión de Garantías de la Videovigilancia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que se ha reunido esta mañana, ha quedado emplazada de nuevo el próximo 17 de febrero para adoptar una decisión sobre la propuesta del Ayuntamiento de Granada.

Con la instalación de estas cámaras, el Ayuntamiento quiere contar con "herramientas reales" para proteger el patrimonio de los actos vandálicos y las pintadas, al mismo tiempo poder identificar a quienes atenten contra él, para que puedan ser puestos a disposición de la "autoridad municipal y judicial competente".

La propuesta remitida por el Ayuntamiento al TSJA contempla la instalación de dispositivos con sensores que sólo grabarían cuando cambie la textura de un monumento o cuando haya movimientos extraños en su entorno, siempre con el fin de preservar la intimidad de los viandantes.

Los enclaves concretos del Albaicín, declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad, donde ser ubicarían los dispositivos serían la Puerta Monaita o de la Alhacaba (construida en el siglo XI como parte de la muralla zirí); el Aljibe del Zenete (siglo XVI); el Arco de Elvira (siglo XI); la zona del Convento de Santa Isabel La Real; la Puerta de las Pesas (siglo XII); y el Palacio de Dar Al-Horra, que fue edificado como residencia de la sultana Aixa, la madre de Boabdil, el último rey nazarí de Granada.

Aunque la Comisión de Videovigilancia rechazó en 2008 una propuesta similar, la entidad local ha justificado este nuevo intento en la "lamentable" situación en la que se encuentran algunos espacios patrimoniales a causa de las pintadas. El último capítulo ha sido la pintada de grandes dimensiones en el Palacio Arzobispal, en la plaza de Las Pasiegas.