Vecinos de cinco barrios exigen el AVE soterrado y la dimisión del alcalde

La marea amarilla ha protestado en el puente de Camino de Ronda /
La marea amarilla ha protestado en el puente de Camino de Ronda

Se concentran en el puente del Camino de Ronda como preludio a una amplia campaña de movilizaciones

MIGUEL ALLENDE

Cerca de un centenar de representantes vecinales y residentes en los barrios de la Chana, la Cruz, Pajaritos, Zaidín y Parque de la Rosaleda mantuvieron en la mañana de este lunes una concentración de protesta en el puente del Camino de Ronda, bajo el cual se encuentra la entrada a la estación de Renfe de Granada, para exigir al Ministerio de Fomento que cambie de planes, que soterre el trazado de alta velocidad en su entrada a la capital y que desista de levantar un muro de tres metros que aislará por completo a un buen número de vecinos.

La autodenominada 'marea amarilla', por el color de las camisetas que lucen contra la llegada en superficie de los trenes AVE a Granada, ha arremetido duramente contra el alcalde de la ciudad, José Torres Hurtado, ante las últimas manifestaciones de éste en el sentido de que ha hecho todo lo que ha podido para evitar que Fomento consume los trabajos ferroviarios en superficie. Si es así, tal y como ha manifestado, le exigimos que dimita de manera inmediata porque no nos representa en este asunto, acaba de señalar José Fernández Ocaña, presidente de la Asociación de Vecinos de la Chana.

Francisco Rodríguez, representante del Parque de la Rosaleda, ha señalado por su parte que de lo que se trata con la concentración es de reabrir el debate de la llegada del AVE en superficie. No es un proyecto de un barrio ni de dos, porque la Chana, Parque de la Rosaleda y los Pajaritos lo vamos a sufrir directamente pero también toda la ciudad como ya ocurre desde hace muchos años, ha asegurado. Ha denunciado que la intención de Fomento es la de levantar un muro de tres metros que aislará a los vecinos de esta zona de la ciudad y poco después ha dejado claro que la concentración de hoy es el inicio de una amplia campaña de movilizaciones en toda Granada hasta conseguir que se reconvierta el proyecto y se soterre la llegada de la alta velocidad.