Centro Lorca: Un espacio construido a medida del poeta

Los archivos y la cámara acorazada del Centro Lorca siguen vacíos a la espera del legado. /
Los archivos y la cámara acorazada del Centro Lorca siguen vacíos a la espera del legado.

Los archivos y la cámara acorazada del edificio de la Romanilla se levantaron y diseñaron pensando en el legado

ÁNGELES PEÑALVER

Los rifirrafes por la dirección del Centro Lorca entre los herederos del poeta -custodios del legado- y el Consorcio público que se encargó de la construcción del edificio (Ayuntamiento, Junta, Ministerio y Diputación ) han retrasado la llegada del legado a dos espacios diseñados totalmente a medida: los archivos del edificio granadino y la costosa cámara acorazada, donde se deberían depositar todos los originales del poeta. Sendos espacios y la biblioteca e instalaciones dependientes de los mismos permanecen totalmente vacíos y sin actividad seis meses después de la apertura del inmueble. A ese escollo se unen los problemas económicos del espacio, con un préstamo de 4,5 millones sin pagar y varios millones más -entre subvenciones ministeriales y de la Junta- ya gastados pero con expedientes de devolución abiertos por no estar justificadas correctamente las facturas de una construcción ya terminada.

La Fundación y el Consorcio están pendientes de dos auditorías que aclaren la gestión de fondos públicos que hizo Juan Tomás Martín, hombre de confianza de Laura García Lorca, que finalmente acabó denunciado por ella por falsedad documental. La querella en un juzgado madrileño no evitó que los poderes de la sobrina del poeta dentro del Centro Lorca le fueran revocados para que las administraciones públicas siguieran investigando en profundidad las irregularidades. La Fundación -cuyos patronos han cerrado filas en torno a Laura- arrastra reclamaciones económicas de las instituciones y entidades bancarias después de haber dirigido las obras mediante una encomienda de gestión entre 2007 y 2013, cuando las administraciones le retiraron la potestad tras aflorar irregularidades.