'El carril bici es más seguro' y otras mentiras del uso de la bicicleta

Carril bici en Camino de Ronda /
Carril bici en Camino de Ronda

La Asociación Biciescuela Granada repasa en el Observatorio de la Movilidad "los errores más graves" a la hora de "normalizar" el uso de la bicicleta como medio de transporte

JOSÉ E. CABRERO granada

El experimento es el siguiente: elija un punto de la Gran Vía de Colón y cuente, durante un minuto, cuántas bicicletas pasan por la calzada. La respuesta, según la Asociación Biciescuela Granada, es tres. O sea, un ciclista cada veinte segundos. O, lo que es lo mismo, 180 ciclistas por hora. El número, lejos de ser despreciable, refleja lo que está pasando en todas las ciudades de nuestro país: aumenta el uso y el interés por la bicicleta. Y, según Jordi Tatay, presidente de Biciescuela, el número crece "haya o no haya una política a favor de la bici".

movilidad

Tatay ha trasladado al Observatorio de la Movilidad de Granada una batería de propuestas que promocionen la bicicleta como medio de transporte. Desde Biciescuela parten de una idea fundamental: Granada es una ciudad peatonal en la que "sólo el 19% de los desplazamientos se hacen en coche". Así, según datos del propio Ayuntamiento, el 53% de los desplazamientos son a pie y el 64% de los niños van andando al colegio. "Por eso -adelanta Tatay-, para promover la bicicleta hay que tener especial cuidado en evitar que las aceras y los espacios peatonales se conviertan en lugar habitual del ciclista". Y añade: "El lugar de la bicicleta siempre ha sido y debe seguir siendo la calzada".

Hay tres formas de usar una bicicleta: como un juego, como un instrumento para el ocio y como un medio de transporte. "Cuando se habla de promocionar el uso de bicicleta como medio de transporte se tiende a hacer referencia exclusivamente a la construcción de infraestructuras especiales para la bicicleta, pasando por alto factores económicos, sociales, culturales y educativos que, en nuestra opinión, tienen un peso mucho mayor a la hora de cambiar un hábito". De aquí que Biciescuela Granada lanze las cuatro 'mentiras' para analizar con más certeza la situación de la bicicleta en la ciudad:

A 9 kilómetros de Puerta Real

bicis en el área metropolitana

"En el área metropolitana de Granada tenemos un problema, el 80% de los desplazamientos se hacen en coche (4 de cada 5 coches que circulan por la ciudad van o vienen del área metropolitana). En este territorio la bicicleta también es un potencial medio de transporte cotidiano, pues 16 núcleos urbanos se encuentras en un terreno llano dentro de un radio de 9 kilómetros de distancia de Puerta Real. Para lo cual sería necesaria la adecuación de los caminos de tierra que conectan estos municipios, la inclusión de arcenes de 2 metros de ancho en las carreteras más transitadas y la formación de los ciclistas para que obtengan buenas experiencias durante su conducción"

1.- La bicicleta es un estorbo para el tráfico "y por tanto hay que segregarla". El anexo II del Reglamento General de Vehículo la define como un vehículo y, como tal, es legítimo circular con ella por la calzada urbana, incluso a velocidades reducidas. "No es necesaria una nueva infraestructura urbana para la circulación de bicicletas, esta ya existe: la propia calzada".

2.- A más carriles bici, más uso de la bicicleta. Tatay recuerda el caso de Sevilla, donde se hizo una red urbana de 120 kilómetros de aceras bici y se ha conseguido que el 5,6% de los desplazamientos se hagan en bicicleta. Sin embargo el 75% de estos ciclistas no usaban el coche anteriormente, según el propio Ayuntamiento hispalense. "En el cómputo global no se consiguió reducir ni un 1% los desplazamientos en coche y se creó un conflicto entre ciclistas y peatones que se podría haber evitado si se hubiera tomado otra política de promoción de la bicicleta".

3.- Circular en bicicleta por la ciudad es muy peligroso. Tatay es tajante: "En los últimos años no ha habido ningún accidente grave que justifique duplicar el viario urbano con la construcción de vías específicas para bicicleta". Según la DGT, el 78,2% de las colisiones entre bicicletas y otros vehículos ocurren en las intersecciones (entre calzadas, entre carril bici y calzada y entre acera y calzada), "que se podrían evitar si el ciclista sabe gestionar su espacio, se ubica adecuadamente en la calzada y se comunica con el resto de conductores para ver, ser visible y predecible".

¿Por qué los carriles bici son una traba para los que ya usan la bicicleta?

claves

-Invaden zonas de aglomeración y seguridad peatonal.

-Son estrechas (1 o 1,2 metros por sentido)

-No guardan la suficiente distancia lateral de seguridad respecto a los vehículos que circulan por la calzada, vehículos estacionados, peatones, mobiliario urbano y otros ciclistas.

-Su escasa distancia respecto al mobiliario urbano, vegetación, edificios y vehículos estacionados reduce el ángulo de visión del ciclista y, además, este queda oculto para el resto de conductores.

-Tienen radios de curvatura muy cerrados.

-Multiplican la probabilidad de colisión porque en las intersecciones el ciclista queda ubicado en el ángulo muerto del resto de conductores.

4.- El carril bici es más seguro. "Y, sin embargo, su introducción ha provocado molestias y peligros para ciclistas y peatones", lamenta el presidente de Biciescuela Granada. Hay diversos tipos de vías para bicis, en España la mayoría son de doble sentido de circulación, con un ancho entre 1 y 1,2 metros por sentido, y ubicadas en un lateral de la calle; es decir, las denominadas carril bici (cuando se hace a cota de calzada) y acera bici (cuando está a cota de acera). Una mala elección, según Tatay, porque se ha considerado a la bicicleta como un instrumento exclusivamente para el ocio. En el caso de Granada -indica- podemos afirmar que no tenemos una estructura urbana que admita la introducción de carriles bici y aceras bici sin generar problemas para los ciclistas y conflictos con los peatones.

Relacionado: Ahora puedes seguir leyendo 10 propuestas para promocionar la bicicleta en Granada.