La LAC cumple un año con cambios en el horizonte

Se acaba de cumplir un año de LAC y previsiblemente la red de autobuses será sometida a nuevas reformas y mejoras./
Se acaba de cumplir un año de LAC y previsiblemente la red de autobuses será sometida a nuevas reformas y mejoras.

La nueva red de autobuses nació para ser menos contaminante, más cómoda y más barata. Un año después, se somete a examen

M. V. COBO

La Línea de Alta Capacidad ya ha conocido todas las estaciones del año en Granada. Los grandes buses azules llevan 365 días funcionando entre el Palacio de Congresos y Cruz del Sur. Fue el 29 de junio de 2014 cuando miles de ciudadanos se subían gratis, por primera vez, a estos vehículos que iban a ser protagonistas de un año marcado por las luces y las sombras. La mayor revolución del transporte urbano en los últimos 30 años no dejó indiferente a nadie. Cuando se cumple un año, el nuevo sistema sigue pendiente de evolución y, previsiblemente, será sometido a nuevas reformas y mejoras. De hecho, el PP anunció en campaña su intención de alargar el recorrido de la LAC hasta la estación de autobuses y el PTS para dar servicio a mayor volumen de granadinos. Pero mientras llegan esos posibles cambios, un año parece tiempo suficiente para hacer balance.

La Línea de Alta Capacidad y el nuevo mapa del transporte urbano se diseñaron para reducir la contaminación, mejorar el servicio de transporte de los granadinos y, según anunció el equipo de gobierno, para provocar un ahorro a las arcas municipales. La primera de las premisas, la medioambiental, se ha cumplido, al menos en el eje de Gran Vía, según certifica un estudio de la Universidad de Granada. Sobre la experiencia de los usuarios, habrá tantas opiniones como viajeros, aunque es innegable que una parte de la ciudad no vio con buenos ojos el cambio, así lo reflejan las siete mil firmas presentadas por la Plataforma por la Movilidad para exigir cambios en el sistema. En el aspecto económico hay distintas variables. El nuevo sistema de transporte ha costado finalmente, al cerrar el ejercicio 2014, unos 13,5 millones de euros, pese a que se presupuestaron 8,7 millones.

Reformas

El motivo de este aumento respecto a lo previsto se debe, en buena medida, a que el Ayuntamiento decidió habilitar tres líneas de autobús transversales que no estaban contempladas inicialmente. Se pusieron en marcha al comprobar los problemas de los usuarios que vivían en los barrios más alejados, que se veían obligados a usar hasta tres líneas de bus, de forma que pudieran ver mejorado su servicio con nuevas líneas.

A pesar de todo, la anterior concejala de Movilidad, Telesfora Ruiz, siempre ha defendido que el cambio en el sistema permitió que se renegociara el contrato con Rober bajando el precio del kilómetro -de 5,03 euros a 4,84 euros- y el margen de beneficio empresarial se redujo casi un 4%. En cualquier caso, la reordenación de la red de autobuses requirió 13,5 millones de euros en 2014, cuando se habían previsto 8,7 millones, cantidad superior también a los 10,2 millones que se presupuestaron en 2013. Para el presente 2015 se destinaron otros 10,2 millones de euros para el transporte público, de los que habría que restar los 2,7 millones de gastos extra al cierre de 2014. El equipo de gobierno desestimó la alegación de Rober a los presupuestos, que afirmaban que la cantidad destinada a transporte se iba a quedar corta.

Otra de las variables que puede permitir comprobar si ha tenido éxito es el número de viajeros que hacen uso del servicio. Según los datos facilitados por la nueva edil de Movilidad, la Línea de Alta Capacidad ha transportado en este primer año a 8,3 millones de viajeros, sin contar el mes de julio de 2014 porque al ser gratis el servicio no se contabilizaban los usuarios. Este dato no puede compararse para saber si son más o menos los usuarios, puesto que no había un servicio similar antes. Los únicos datos globales disponibles son los que ofreció Telesfora Ruiz al terminar el pleno extraordinario sobre movilidad del mes de marzo, cuando señaló que en 2013 fueron unos 30 millones de viajeros, mientras que en 2014 el número había subido a 31,9 millones -también faltan los datos de julio de 2014-. Se contabiliza cada vez que una persona sube a un autobús, por lo que el incremento también puede estar marcado por el mayor número de transbordos.

Más presupuesto

En el último año, los ciudadanos se han ido adaptando al nuevo mapa de los autobuses, y el equipo de gobierno local también ha asumido cambios. En la pasada campaña electoral, además de anunciar su intención de estirar el recorrido de la línea -lo que anunciaron que reduciría un 80% los transbordos-, la concejala Isabel Nieto destacaba que habría que «aumentar el presupuesto del transporte público cueste lo que cueste». De hecho, ese aumento de la línea requeriría la adquisición de más vehículos de alta capacidad y requeriría obras para hacer paradas adaptadas a la LAC.

La nueva concejala de Movilidad y Protección Ciudadana, María Francés, explica que «la idea del PP es esa, pero todavía no se están preparando cambios», en referencia a ese proyecto de aumentar el trazado. Francés, que no lleva ni dos semanas en el área, subraya que desde su puesta en marcha, «se ha ido revisando el mapa del transporte público y se han ido haciendo mejoras; el proyecto es muy joven, solo tiene un año». La edil está actualmente estudiando toda la red de autobuses y afirma que se sentará «con el resto de grupos municipales y se intentarán consensuar los cambios que haya».

La concejala Francés afirmó que en todo este tiempo «se ha escuchado, y mucho, a los vecinos», pero añadió que habrá que esperar a que se constituyan las juntas municipales de distrito, «que es el foro por el que se canalizan muchas de las reclamaciones de los barrios». Para la responsable del área, este último año «ha habido una opinión dividida entre los vecinos, porque ha habido quejas pero también hay muchísima gente que nos felicita por la LAC».

En el lado de los que no estaban contentos con los cambios surgió la Plataforma por la Movilidad. Esta agrupación llegó a reunir siete mil firmas y consiguió que cuatro de los cinco partidos que han logrado representación en el Ayuntamiento -faltó la firma del PP- suscribieran un documento en el que se comprometían a «establecer un nuevo sistema para la movilidad urbana de Granada, que desde el consenso ciudadano y técnico, permita ofrecer una movilidad realmente sostenible, eficaz y cómoda para los ciudadanos».

En esa línea de buscar el consenso se ha manifestado la nueva responsable del área María Francés, y así esperan que ocurran los distintos grupos municipales. Para el PSOE, «el sistema de transbordos lo único que ha provocado es usuarios de primera y de segunda, expulsando además a miles de granadinos mayores o con movilidad reducida», según afirmó Cuenca.

Además, para el portavoz socialista «el modelo del PP ha supuesto un desastre económico para las arcas municipales, con un déficit de 4 millones de euros en 2014. Este sobrecoste ha provocado que este año, a mes de junio, ya se haya agotado todo el presupuesto previsto para 2015».

Luis Salvador, portavoz de Ciudadanos, señaló que el transporte público es uno de los asuntos que están tratando en las reuniones con el PP y explica que su grupo quiere mirar más allá de la LAC. «Entendemos que el plan de movilidad actual no da respuesta a todas las necesidades que tiene ahora Granada. Hay que redefinir un plan de transporte completo con los partidos políticos y la sociedad civil».

Para Marta Gutiérrez, de 'Vamos, Granada', el nuevo sistema de autobuses «ha podido mejorar la contaminación en el centro, pero en los barrios ha empeorado, puesto que hay más ciudadanos que han vuelto a usar su coche particular». Además, considera que «sigue sin abordarse la movilidad como un problema global». Para Francisco Puentedura, portavoz de IU, «este primer año ha sido un desastre para el transporte público, por una LAC que ha supuesto un sobrecoste de 6 millones de euros unos 30.000 viajeros han abandonado el sistema público». Para el edil de IU, el nuevo sistema es «ineficaz, ineficiente y menos sostenible».

La Línea de Alta Capacidad ha estado muy presente en la agenda municipal en este primer año de vida. Desde que empezara a rodar el pasado 29 de junio de 2014, el nuevo mapa de autobuses se ha mirado con lupa. El primer mes, los nuevos autobuses viajaron abarrotados al ser gratis el servicio. En noviembre, apenas unos meses después, se modificó sustancialmente esta red con nuevas líneas. La última modificación fue hace apenas dos meses, cuando se 'estiró' la SN4 hasta el nuevo hospital del PTS, para dar servicio a los primeros pacientes.

En los próximos meses veremos si el mapa de autobuses vuelve a sufrir cambios, y si estos gustan a todo el mundo.