"En este coworking hay un matiz creativo. Es una pasada"

JAVIER F. BARRERA

Los coworkers son también fans de su coworking y forman parte de la familia que logra generar un ambiente de trabajo excepcional. Por ejemplo está en erranT espacio cowork Iru Expósito Luis, una ilustradora canaria de Tenerife de 23 años que lleva cinco años en Granada y ahora termina Bellas Artes. Intenta dedicarse a la ilustración. «Llevo un mes en erranT para proyectar mi carrera y no hacer el vago en casa, que nos paso mucho». Su experiencia es que vino al coworking «principalmente porque soy una persona sociable. En casa perdía el tiempo en Internet, hacía tareas del hogar. Aquí tienes un horario y estás trabajando todo el tiempo. Y pensé que aquí tener un puesto de trabajo como en una oficina, tener un horario, me parecía que todo sería más profesional. Porque al ser free lance te puede entrar un encargo por mail a las tres de la mañana. Y quería organizar mi trabajo con un tiempo para cada cosa».

Pierre y Berenger son un francés y un belga que «están en Granada «porque nos gusta la ciudad». «Tenía contacto con los chicos de erranT y les escribí para ver si querían hacer una expo de arte digital. Dijeron que sí, hablé con mi amigo que tenía como sueño visitar Andalucía y aquí estamos». Llevan «tres meses, pero también hacemos cursos de programación audiovisual, mapping para convertir el lugar en un sitio interactivo. Hacemos las cosas empapándonos, y hacemos diseño visual y sonoro in situ. Así adaptamos la performance al lugar donde estamos trabajando, erranT».

Helena también es free lance y es diseñadora gráfica. Le encanta trabajar en este espacio y se le nota. Se le ve completamente feliz y lo justifica porque «aquí, en este coworking hay un matiz creativo. Es una pasada».

Respecto a su experiencia personal y profesional como coworker, responde que «a mí me gusta muchísimo. Primero hay un ambiente de trabajo superbueno te motiva. Siempre hay un contacto nuevo y te da visibilidad. Los gestores del coworking siempre van publicitándote. Es una galería a la calle estupenda. Aparte en especial este coworking es superchulo. Principalmente te da eso: una red de contactos, te permite establecer un horario, que en casa cuando eres free lance es muy complicado. Así aquí te pones un horario y te pones límites porque cuando te vas, apagas. Y estos límites le sientan muy bien a la cabeza.

¿Ha mejorado tu trabajo al estar en el coworking?

Sí. Primero porque ha mejorado mi red de contactos. Y también estás actualizado, ves gente de tu sector y cómo se mueven las cosas. Te hace crecer a ti y querer estar al tanto de todas las tendencias. Estás en red en un espacio físico. Conectada. No estás solo en tu casa de madrugada.