El hijo del capitán Nestares: "En Granada no se fusiló a nadie por masón"

Cree que el informe policial sobre el asesinato de Lorca no aporta ninguna novedad destacable y pone de manifiesto inexactitudes sobre lo ocurrido

EFEgranada

Fernando Nestares, hijo del capitán José María Nestares, jefe del frente de Víznar cuando en 1936 fusilaron a Federico García Lorca, ha asegurado que no se fusiló a nadie por ser masón y que la homosexualidad del poeta no tuvo ningún valor para su asesinato ya que no se le conocía relación "de ese tipo" en Granada.

En declaraciones a Efe, este general en la reserva, de 83 años, se ha referido así a la documentación de 1965 de la Jefatura Superior de Policía de Granada que revela que García Lorca fue asesinado en el término de Viznar (Granada) junto a otra persona y lo define como "socialista y masón", a la vez que le atribuye "prácticas de homosexualismo".

Esa documentación también recoge que fue enterrado en un barranco a unos dos kilómetros del lugar conocido como Fuente Grande.

Nestares ha considerado que el referido informe policial sobre el asesinato del poeta no aporta ninguna novedad destacable y pone de manifiesto inexactitudes sobre lo ocurrido.

El general ha apuntado asimismo que este tipo de informes, que en este caso concreto fue redactado casi treinta años después del fusilamiento y que ha salido ahora a la luz, solían ser encargados por el Gobierno o con ocasión de la visita de gobernadores civiles "que siempre preguntaban por el tema de Lorca".

"El que lo hizo sabía algo, pero nada más", ha sentenciado Nestares, quien años después, en 1977, estuvo en la zona del fusilamiento junto a tres guardias que participaron de forma directa en la muerte de García Lorca.

"Me llevaron al sitio donde estaba enterrado, en los Llanos de Corvera frente al Cortijo del Pepino", ha recordado el general, quien cree que la inexactitud de la distancia de unos dos kilómetros del lugar conocido como Fuente Grande que recoge el informe como lugar de enterramiento demuestra que "el que lo escribió no estuvo allí".

"El informe es inexacto porque hay cosas que se dicen, pero no se calibran", ha insistido Nestares, que mantiene que los restos de García Lorca permanecen enterrados en ese entorno puesto que si alguien los hubiera retirado de la zona se sabría "después de tantos años".

"La verdad la conocemos, lo que no sabemos es dónde está exactamente, si tres metros a la izquierda o a la derecha", ha concluido del hijo del capitán José María Nestares.

Fernando Nestares también asesoró al equipo investigación, encabezado por el arqueólogo Javier Navarro Chueca, que ha trabajado en los últimos meses en el paraje de Alfacar (Granada) donde algunos investigadores como Miguel Caballero han situado el posible lugar de enterramiento del poeta.

Dicho equipo ya ha reiterado su predisposición a continuar con las tareas de localización de las fosas con una excavación arqueológica, para lo que se reunirá el próximo 6 de mayo en Sevilla con la Dirección General de Memoria Democrática.