Nuevo cartel para el mismo espectáculo

Tráfico denso en un tramo de la avenida de la Constitución, ayer por la mañana /
Tráfico denso en un tramo de la avenida de la Constitución, ayer por la mañana

El regreso de las vacaciones provoca una circulación densa sin atascos importantes en la capital | A pesar de la LAC y los cambios en la ordenación, Granada volvió a ser tomada por los coches de miles de trabajadores que volvían de su agosto

MIGUEL MARGINEDA

No hay panacea. Las medidas tomadas en la capital para mejorar la circulación de vehículos no evitaron que determinadas zonas como la calle Doctor Olóriz, la avenida de Pulianas, Camino de Ronda y la A-44 entre las salidas de Neptuno y Armilla sufrieran ayer tráfico denso en varios momentos de la mañana. Mientras los conductores se acostumbran a las nuevas señalizaciones, como las del máximo de 30 km/h, y a las nuevas líneas de autobús, el área de Movilidad sigue en período de observación e introduce más cambios.

El regreso de miles de granadinos, que hasta ayer disfrutaban de las vacaciones, marcó el comienzo de la prueba de fuego a la que se somete la nueva red urbana de transporte público colectivo, así como las modificaciones aprobadas por el departamento de Movilidad en varias calles. A una semana y poco de la vuelta al cole, la densidad del tráfico fue la normal. Así se veía en la web del área de Movilidad y lo confirmaba la concejala del área, Telesfora Ruiz. «No se ha detectado ningún atasco fuera de lo común», aseguró. La primera evaluación que hacía la responsable municipal fue «buena», aunque reconocía que aún quedaba por delante «un período de observación de la evolución del flujo de tráfico privado».

A las siete de la tarde, Movilidad informaba de tráfico denso en la Acera Darro, desde Humilladero hasta Puente Blanco. Lo mismo para Doctor Olóriz durante varias horas de la mañana y el mediodía, donde un vehículo podía tardar hasta siete minutos en llegar de la Plaza de Toros a la avenida de la Constitución. Avenida de Pulianas y la A-44 en las salidas de Méndez Núñez y la Chana también sufrieron avisos similares durante la mañana.

La prohibición de circular a más de 30 kilómetros en muchas de las calles del centro de la ciudad es una de las novedades que se encontraban los conductores. «Hay que dar un tiempo a que se acostumbren», dijo Ruiz. Los controles de velocidad no se pondrán por la mañana, ya que la densidad del tráfico dificulta cometer la infracción, pero la edil asegura que más adelante, «por la tarde y por la noche», sí habrá radares.

Vigilan el acceso al Violón

Uno de los puntos calientes era la rotonda de Aviación Española la del helicóptero, donde agentes de la Policía Local vigilaban que los vehículos que llegaban desde Camino de Ronda, avenida de América o Fernando de los Ríos en superficie no se incorporasen al Paseo del Violón. Ese giro está ahora restringido a servicio público y residentes, o desde la carretera de Armilla por el túnel.

La Línea de Alta Capacidad (LAC) fue el blanco de todas las miradas. Sin embargo, las modificaciones más recientes son otras. La línea N0 continúa desde ayer por avenida Juan Pablo II hasta la rotonda de Ribera del Beiro. La N9 ya no entra en la calle Rector Marín Ocete, sino que continúa por avenida Constitución. Las universitarias vuelven a subir al Campus de Cartuja, la U2 durante todo el día, mientras que la U1 y la U3 lo harán solo hasta las tres de la tarde. Los autobuses iniciaron ayer su horario normal y dejaban atrás el de verano. Los últimos de la LAC salen del Palacio de Congresos y de la parada de Cruz del Sur a las 23.30 horas.

La LAC funcionó con la normalidad que se esperaba de ella. Según la edil, cumplió las frecuencias de paso previstas, entre tres y cuatro minutos. No obstante se vieron varios problemas, sobre todo al subir al autobús personas en sillas de ruedas. En teoría, al estar la acera de la parada más elevada, el conductor solo tiene que variar la altura del suelo del autobús para que el pasajero pueda entrar simplemente inclinando la silla. Ayer, en al menos dos ocasiones fue necesario desplegar la rampa para que subiese un pasajero discapacitado. Ruiz lo achacó a la «falta de pericia o costumbre» de los conductores.

Por lo demás, la responsable municipal de Movilidad y Seguridad Ciudadana dio un aprobado a la Red Urbana de Transporte Público Colectivo de Granada, capitaneada por los autobuses de gran capacidad. «Salvo en los casos en los que nos hemos encontrado con obstáculos absurdos o vericuetos del tráfico, están funcionando correctamente y con la frecuencia esperada», aseguró. Eso sí, advirtió de que esto es solo el principio, pues queda el inicio del curso escolar la semana que viene, con los padres que llevan a los niños en coche y el regreso de los universitarios el 1 de octubre.