IU tacha la reforma electoral de secuestro democrático

La formación ofrece siete medidas para avanzar en democracia municipal directa

EFEGRANADA

El coordinador de IU en Granada, Manuel Morales, ha calificado de "secuestro democrático" la propuesta de reforma electoral del PP y ha propuesto siete medidas para el cambio como la designación de candidatos desde primarias abiertas y la regulación para revocar a los alcaldes que incumplan.

IU ha subrayado su oposición frontal a la reforma electoral que ha diseñado el Gobierno central al considerar que se ha elaborado para dar mayorías absolutas al partido más votado y eludir así el "temido" castigo que podría recibir el PP en las urnas por sus políticas de recortes sociales y económicos.

Morales ha detallado que la propuesta de reforma busca un "secuestro democrático" que se suma a la estrategia para silenciar las protestas sociales en la calle que a su juicio se ha trazado con la reforma del Código Penal.

IU ha considerado que la reforma electoral pretende permitir que "miles de alcaldes en toda España mantengan su sillón" a pesar de perder el respaldo ciudadano.

La formación de izquierdas ha calculado, extrapolando los resultados de las pasadas elecciones europeas, que sólo en la provincia de Granada la reforma daría la alcaldía al PP en 25 municipios en los que no alcanzaría la mayoría absoluta.

"El PP sabe que va a pasar de gobernar a casi la mitad de los granadinos a quedar casi por completo alejado del poder. Esto pasa en toda España, así que han decidido hacer trampa", ha apostillado Morales, que ha afeado al PP una concepción "caciquil del poder".

El portavoz de IU en Granada, Francisco Puentedura, ha propuesto siete medidas para mejorar al proceso democrático como la obligación de designar a los candidatos a través de primarias abiertas y una mayor transparencia en la gestión económica.

IU ha apostado además por regular la capacidad de revocar a los alcaldes o partidos que incumplan sus compromisos ciudadanos, para que no completen una legislatura si pierden el apoyo ciudadano, y que las decisiones que hipotequen el futuro más allá de una legislatura se decidan mediante un referéndum.