El hotel Reúma sale de su abandono con los primeros trabajos de mantenimiento

El hotel Reúma, con los andamios recientemente instalados./
El hotel Reúma, con los andamios recientemente instalados.

El centenario edificio luce ya un andamiaje, a la espera de que el proyecto de rehabilitación esté listo en 2015

NOELIA JIMÉNEZGRANADA

El hotel Reúma, el edificio de primeros del siglo XIX que se encuentra bajo la Torre Comares de la Alhambra, parece que empieza a salir de su abandono. Aunque han pasado más de trece años desde que se comenzó a oír hablar de este proyecto, que incluye un gran plan de rehabilitación histórica en la degradada zona del margen izquierdo del río Darro y la Cuesta de los Chinos, hasta hace unas semanas esta conocida construcción no ha dejado ver intervención alguna.

'La maleta', como también ha sido conocido el que fuera el antiguo hotel 'Bosques de la Alhambra', luce ya andamiajes, instalados por el Patronato de la Alhambra para realizar los trabajos previos a la redacción del proyecto de recuperación. De hecho, los vecinos y establecimientos hosteleros del entorno del Paseo de los Tristes, desde donde se accede al recinto, han percibido «solo algunos movimientos de tierras y retirada de escombros». «Desde que pusieron los andamios, hace más o menos un mes, los operarios habrán venido solo unos cuantos días a retirar basura y poco más. Por lo demás, no hemos visto más movimiento en la zona», aseguraba a IDEAL uno de los albañiles de una restauración cercana al 'hotel de las humedades'.

De hecho, los andamios del Reúma no son los propios de la obra sino los de preparación y mantenimiento del edificio, «algo que había que hacer para la redacción de los estudios geotécnicos y del estado del edificio», apunta el Jefe de Servicio de Conservación de la Alhambra, Francisco Lamolda.

Integración paisajística

Según indica Lamolda, «las obras no comenzarán como tal hasta dentro de un año, en 2015, pero era necesario saber cómo está el espacio y, sobre todo, limpiarlo y contribuir a su mantenimiento». Este primer acercamiento de los técnicos al controvertido edificio -criticado por una estética que difiere por completo del entorno de la fortaleza granadina- les ha permitido conocer aspectos como la situación de la cimentación o las características concretas del inmueble de cara a sacarle todo el partido posible. «Es un edificio muy pequeño, así que tendrá un uso intensivo, pensado para ofrecer puntos de información y espacios que vinculen de alguna manera la Alhambra y el Albaicín. Queremos aprovechar su espléndida ubicación, tal y como prevé el plan director», explica el responsable de Conservación del Patronato.

Para Lamolda, «la intervención en el hotel Reúma será ocasión para restaurar el edificio, respetando la fachada, pero sobre todo para integrar paisajísticamente el espacio, la riqueza de sus jardines y la belleza de un entorno rico en patrimonio arqueológico por las acequias cercanas». El técnico también ve enormes posibilidades en la zona de almacenes del edificio, que da al río, «y donde se podría plantear una sala para exposiciones o uso cultural».

La recuperación del hotel Reúma y el entorno del río Darro forma parte de un proyecto financiado al 50% por el Patronato de la Alhambra y el Ayuntamiento de Granada.