El descenso de hurtos y robos baja la tasa de criminalidad a mínimos históricos

Imagen real de un atraco en Granada. /
Imagen real de un atraco en Granada.

Granada registra la cantidad más reducida de infracciones penales, 17.307, desde 2011; en ese año se publicitaron por primera vez datos por provincias

JOSÉ RAMÓN VILLALBA

La elevada tasa de desempleo de esta provincia por encima del 36%, según datos de la EPA, parece no influir demasiado en el número de delitos y faltas registradas en este primer semestre del año en la provincia de Granada. La última estadística publicada este miércoles por el Ministerio del Interior cuantifica en 17.307 el número de infracciones penales en los primeros seis meses del año, la cifra más baja desde 2011, año en el que se comenzaron a desgranar estos datos por provincias. Las cifras de criminalidad en Granada son incluso un 20% inferiores a las del primer semestre de aquel año, cuando se registraron 21.121 infracciones penales.

Detrás de estos buenos datos granadinos se esconden dos claves fundamentales. Una es el importante descenso de hurtos registrados, un 20% menos respecto a los datos del mismo periodo de 2011. Se trata de la infracción más común y donde se integran los pequeños robos en comercios que no superan los 400 euros o las sirlas de monederos. En este primer semestre se han contabilizado 5.541 frente a los 6.922 del mismo periodo de 2011. Nunca antes se había producido un descenso tan notable de hurtos. Detrás de estos avances se encuentran las campañas para prevenir los pequeños hurtos en comercios en temporada navideña, en época de rebajas o en los periodos de mayor afluencia turística. La capital granadina dispone de dos grupos de policía judicial dedicados solo y exclusivamente a combatir este tipo de infracción.

La segunda clave del descenso de la criminalidad en Granada se encuentra en la bajada de robos con fuerza, principalmente, aquellos dirigidos contra establecimientos vacíos en horarios, por lo general, nocturnos: en este primer semestre del año se han cometido 2.927 frente a los 3.668 de 2011.

Robos en viviendas

La estadística del Ministerio del Interior también arroja un dato esperanzador. Por primera vez se produce un descenso porcentual respecto al año anterior en los robos de viviendas, después de que esta cifra no haya dejado de crecer desde 2011. Granada ha registrado 1.147 robos en viviendas frente a los 1.167 de 2013. En este tipo de robos también se incluyen los asaltos a trasteros y a naves de aperos de las zonas agrícolas. Pese a todo, cada día se producen una media de 6,3 robos en este tipo de habitáculos.

Quienes entran en estas viviendas no suelen ser ladrones comunes por lo general, de los que esperan la caída de la noche para entrar por la terraza y llevarse hasta el televisor del salón. El perfil es bien distinto. Son ladrones muy profesionales, que actúan en bandas itinerantes por el país y que buscan dinero y joyas, principalmente. Respecto a los tradicionales robos en viviendas mediante el modo del escalo, subiendo por la ventana o la terraza, están en vías de extinción. Esta modalidad es más frecuentes en el verano, pero por lo general quienes lo cometen no suelen ser demasiado profesionales.

El informe semestral sobre la evolución de la criminalidad se construye sobre la base de los datos facilitados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (Cuerpo Nacional de Policía y Guardia Civil) y también aquellos Cuerpos de Policía Local que facilitan datos a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. La incorporación de los datos aportados por los cuerpos policiales locales permite que se obtenga una fotografía más extensa de la realidad criminal, facilitando la observación y el estudio del fenómeno delincuencial y su incidencia en Granada.

La provincia rebaja la tasa de criminalidad un 10% respecto al mismo semestre del año anterior y este recorte es superior al registrado en la comunidad autónoma andaluza donde los delitos y faltas bajan un 7%. Pese a todo, en Granada se comete una infracción penal cada veinte minutos.