El PSOE reclama al Ayuntamiento de Granada que "abandone el juego perverso" que mantiene con el Albaicín

El concejal del PSOE Miguel Angel Fernández Madrid ha incidido este lunes en que "los dos planes especiales de protección y reforma están obsoletos"

EUROPA PRESS GRANADA

El grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Granada ha exigido al equipo de gobierno, del PP, que "abandone el juego perverso que mantiene con el barrio del Albaicín", después de archivar la revisión del plan hace unos meses y "emprender mecanismos terribles de confrontación para tapar su incapacidad para sacar adelante una normativa urbanística que proteja un barrio que es Patrimonio de la Humanidad".

El concejal del PSOE Miguel Angel Fernández Madrid ha incidido este lunes en que "los dos planes especiales de protección y reforma, el del centro y el del Albaicín, están obsoletos". Una situación que, a su juicio, "ha sido la excusa perfecta del PP para hacer un abuso permanente de la innovación y modificación de dichos planes, provocando la descatalogación de muchos edificios, el cambio de uso de residencial a terciario-comercial, fomentando la especulación y forzando a miles de vecinos a abandonar el barrio".

Por su parte, la viceportavoz del PSOE, María Escudero, se ha referido "a la confrontación emprendida por el PP, capaz de tumbar una iniciativa socialista al Gobierno de España la semana pasada, para dos días después anunciar que presentará una Proposición no de Ley, tanto en el Congreso de los Diputados como en el Parlamento de Andalucía, para pedir que la Junta asuma las competencias que le corresponden respecto al barrio del Albaicín".

Para la edil del PSOE, "esta actitud demuestra los mecanismos que usa el PP de Granada para generar desconcierto en la ciudadanía cuando la administración competente es el Ayuntamiento de Granada, la última responsable".

En este sentido, la concejal se ha referido a la explotación turística "insostenible que venera el PP en el Ayuntamiento, con una visión parcial de las diferentes zonas patrimoniales de la ciudad y un marcado enfrentamiento con el resto de administraciones, que sólo busca esconder que después de casi tres mandatos municipales, los diferentes equipos de Torres Hurtado han sido incapaces de sacar adelante los planes urbanísticos que protejan el barrio".