IU critica que no haya paradas accesibles de la LAC si se producen desvíos por cortes en la Gran Vía

Molina se ha referido a la gratuidad de la LAC durante las dos primeras semanas de funcionamiento aseverando que "no se trata de ninguna concesión sino más bien una tapadera, como forma de contentar a la población"

IDEAL.ES GRANADA

La concejala de IU en el Ayuntamiento de Granada, Maite Molina, ha denunciado que "el PP en su gran e innovador sistema de transporte público, la LAC, no ha previsto qué hacer en caso de cortes de tráfico en la Gran Vía, por donde se van a desviar los autobuses y lo peor, que en las paradas existentes en las posibles opciones no se cumple con los criterios de accesibilidad"

Según ha apuntado la edil de izquierdas "la LAC tiene previstas 15 paradas adaptadas y si en el eje principal del centro, la Gran Vía, se producen cortes de tráfico, sea por manifestaciones, procesiones, o cualquier otro acontecimiento, el autobús ¿por dónde pasa?"

La concejala de IU ha señalado también que "las paradas accesibles se han hecho adaptadas a nivel de las aceras, de modo que el nivel del andén queda a ras de la plataforma del vehículo, o sea, que las paradas están elevadas con un bordillo especial, sin necesidad de uso de rampas pero, estos criterios de accesibilidad no se han tenido en cuenta ni previsto en el caso de que concurran circunstancias que produzcan cortes de tráfico en la Gran Vía, con lo que las paradas para estos casos mantendrían un escalón importante de entre 30 y 40 centímetros a ras del suelo, haciendo imposible el acceso de las personas con movilidad reducida".

Molina ha indicado también que "si el desvío se produjese por Severo Ochoa o por San Juan de Dios, para continuar por el camino de ronda, que serían las opciones posibles, el área de movilidad del PP no tiene previstas paradas que cumplan con estos criterios de acceso para personas con dificultades de movilidad, carritos de bebé o carros de la compra, con lo que a este núcleo de población se le está excluyendo del derecho a disponer de paradas accesibles con la LAC".

Maite Molina también se ha referido a la gratuidad de la LAC durante las dos primeras semanas de funcionamiento aseverando que "no se trata de ninguna concesión graciosa por parte del equipo de gobierno popular, sino más bien una tapadera, como forma de contentar a la población, dado que las obras no están terminadas para la fecha de puesta en funcionamiento de la misma tal y como estaba previsto, con lo que el PP pretende ocultar su incumplimiento concediendo esta medida de gratuidad a los futuros usuarios de la LAC".

Por último Molina ha exigido tres cosas al Ayuntamiento de Granada: "Que dé una solución inmediata a esta falta de previsión ante los cortes de tráfico en Gran Vía, que determine las calles por las que se tenga que desviar la LAC y por último, que acometa las obras pertinentes en las paradas en dichas calles para que se cumplan con los criterios de accesibilidad, todo esto en aras a hacer posible el uso de este nuevo vehículo de transporte público a toda la población evitando exclusiones de personas con dificultades especiales de movilidad".