Motril pedirá una revisión catastral que ajuste las viviendas al precio real actual

El alto valor que mantienen sobre el papel los pisos de zonas como Playa Granada dispara el IBI y otros impuestos

M. NAVARRETEMOTRIL
Playa Granada, una de las zonas que más ha acusado la subida del IBI tras la revisión castatral . :: J. MARTÍN/
Playa Granada, una de las zonas que más ha acusado la subida del IBI tras la revisión castatral . :: J. MARTÍN

Seis años después de que estallara la burbuja inmobiliaria, el valor de mercado de un piso en la costa motrileña, en Playa Granada o Playa de Poniente, ya no tiene nada que ver con los que figuran oficialmente en el catastro. La polémica revisión catastral solicitada en 2005 -aunque entró en vigor en 2006- por el entonces gobierno municipal cuatripartito de Motril, que encabezaba el socialista Pedro Álvarez, elevó el valor de todos los inmuebles y por consiguiente el de los principales impuestos que se calculan en función a este parámetro.

Tanto las viviendas como las fincas rústicas de Motril dispararon su valor sobre el papel, lo que supone una base más alta no sólo para el cálculo del IBI, también para tasa de basura y otros impuestos como el de transmisiones. La queja de que en Motril muchos propietarios están pagando más impuestos de los que deberían por culpa del alto valor catastral, la han devuelto a la actualidad las principales asociaciones empresariales de la localidad, movilizadas por la Cámara de Comercio de Motril que preside Ángel Gijón. Las organizaciones han unido fuerzas para presentar al Ayuntamiento de Motril las quejas de sus asociados sobre el alto valor catastral de los bienes inmuebles del municipio motrileño, recordando que está muy por encima del valor real actual cuando, legalmente, no debería sobrepasar el 50% del precio de mercado.

Además de emitir su malestar por la presión fiscal que soportan los ciudadanos de Motril han emitido una petición al Ayuntamiento: «que en defensa de los intereses de todos los ciudadanos del municipio, solicite antes del 31 de mayo a la Gerencia del Catastro que aplique el coeficiente reductor del 0,85% del valor catastral». Una medida, que sería efectiva para el ejercicio 2015, y a la que puede acogerse el Ayuntamiento, al amparo de la reforma que el Gobierno ha efectuado de la ley, según explica Ángel Gijón. Esta reducción del coeficiente se podría aplicar directamente si el Ayuntamiento lo solicita al Gobierno. Para Gijón esta reducción sería «el mal menor» que permitiría ahorrar «algo» mientras entra en vigor una nueva ponencia de valores, que es lo que, a su juicio, Motril necesita. La aplicación de este coeficiente reductor del 0,85% significa, para quien tenga una propiedad de un millón de euros -por poner un ejemplo redondo- los impuestos se calcularían sobre la base de 850.000 euros, luego algo bajarían.

Sin embargo, a pesar de que ha estudiado la propuesta de los empresarios, el gobierno municipal no contempla plantarla, según explicó a IDEAL el teniente de alcalde de Economía de Motril, José García Fuentes, ya que sus planes son otros.

La intención del gobierno motrileño es volver a bajar el tipo impositivo del IBI el próximo ejercicio 2015, para compensar la subida del valor catastral, como ha venido haciendo en los últimos ejercicios y contener la subida de este impuesto. A la vez, según García Fuentes, van a solicitar, este mismo año, al Catastro que impulse una nueva ponencia de valores para Motril, ya que 2015 es el último año de vigencia de la ponencia actual. La nueva ponencia entraría en vigor cuando la terminara este organismo competente y sería, para el equipo de gobierno motrileño, la verdadera solución para ajustar el valor catastral al precio actual de las viviendas.

En 2006, primer año de vigencia de la nueva ponencia de valores, Motril recaudó nueve millones de euros en concepto de IBI. El pasado ejercicio 2013, la recaudación por este impuesto ascendió a 15 millones. Sin embargo, para el teniente alcalde de Economía, el aumento de recaudación por IBI se debe básicamente al aumento de las unidades catastrales -han pasado de 42.000 unidades de 2006 a 56.000- y a la actualización del IPC, más que a la revisión catastral. García Fuentes defiende que la filosofía del equipo de gobierno motrileño ha sido ir compensando la subida del valor de las viviendas por el 'catastrazo' heredado de 2006 con la bajada del tipo impositivo «manteniendo la capacidad recaudadora». Esto es sin aumentar.