El Ayuntamiento avisa a la Junta de que será la responsable si ocurre una "desgracia" en las cuevas de San Miguel

La concejal de Urbanismo, Isabel Nieto (PP), ha lamentado que la Delegación de Cultura "use" sus competencias vinculantes en materia de patrimonio "sólo para lo malo"

EUROPA PRESSGRANADA

El Ayuntamiento de Granada ha insistido en que existe un "peligro" para las personas en las cuevas del Cerro de San Miguel, en el barrio del Sacromonte, y ha advertido a la Junta de que "la responsabilidad" si ocurre una "desgracia" será suya, después de que la Comisión Provincial de Patrimonio haya rechazado las propuestas municipales para intervenir en este entorno.

La concejal de Urbanismo, Isabel Nieto (PP), ha lamentado que la Delegación de Cultura "use" sus competencias vinculantes en materia de patrimonio "sólo para lo malo", situándose en un "plano superior" de supervisión pero "sin aportar propuestas", como a su entender ocurre en este caso.

"El Ayuntamiento no puede adivinar lo que le gusta a Cultura, ellos no se atreven a tomar decisiones. Sólo están poniendo pegas a lo que proponemos y no hacen nada por colaborar", ha lamentado la edil, que ha interpretado el rechazo a las propuestas municipales para intervenir en el cerro de San Miguel como "una paralización" total de las actuaciones que se habían emprendido.

El asunto se abordó en la sesión de la semana pasada de la Comisión Provincial de Patrimonio, donde se estudiaron las dos alternativas para la regeneración del Paisaje en el Cerro de San Miguel planteadas por el Ayuntamiento: el cierre efectivo de las cuevas con hormigón en masa o la eliminación de la protección y declaración como suelo residencial.

La comisión ha mostrado su rechazo a la primera, que incluye la regeneración del talud natural con una posterior hidrosiembra, por considerar que es una actuación "drástica" que podría suponer la degradación del terreno y del paisaje, no cumpliendo las garantías de especial protección ecológica a las que está sometido este entorno.

La segunda opción, que implica eliminar la protección y declarar el suelo como residencial, tampoco se considera, al entender que carece "de una mínima argumentación que la sustente, no siendo la vocación de ese suelo residencial, por su ubicación y valores paisajísticos y ecológicos".

La concejal de Urbanismo ha avanzado que, una vez reciba la notificación de la Comisión Provincial de Patrimonio, se preparará "una nueva propuesta", pues "no hay más remedio", aunque ha lamentado que Cultura "no se implique" en este asunto y no concrete "lo que quiere".