La Sala Príncipe es multada con 30.000 euros

La Junta la sanciona por «disminuir las condiciones de seguridad» y por triplicar el aforo en la madrugada del 22 de junio del pasado año, cuando fue desalojada

JAVIER F. BARRERAGRANADA
El coche de la Policía Local, a la derecha, que intervino en el desalojo de la discoteca. :: J. F. B./
El coche de la Policía Local, a la derecha, que intervino en el desalojo de la discoteca. :: J. F. B.

Diez meses después del desalojo ordenado por la Policía Local de la Sala Príncipe, conocida discoteca ubicada en el barrio del Realejo de la capital, la Junta de Andalucía ha sancionado a la empresa con 30.051 euros por «exceder el límite del aforo permitido disminuyendo las condiciones de seguridad». De hecho, triplicaban el aforo. La infracción está tipificada como «muy grave».

El expediente sancionador contra la empresa gestora de la Sala Príncipe está recogido en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) del 14 de este mismo mes. Los hechos ocurrieron el 22 de junio del año pasado. Según informa la Delegación del Gobierno andaluz en Granada, «la Junta inició este expediente tras la denuncia de una patrulla de agentes de la Policía Local, que se personó ese día a las dos de la madrugada en la Sala Príncipe».

La patrulla realizó «un recuento con un aparato mecánico» y precisó que «había 598 personas, sin contar los 15 empleados», cuando «el aforo autorizado es de 206. Prácticamente se triplicaba el aforo. La infracción está tipificada como «muy grave».

Según informó la Policía Local la noche de autos, la patrulla acudió a la Sala Príncipe cuando algunos de los jóvenes que se encontraban participando en la fiesta alertasen del excesivo número de personas que se concentraba en el interior del recinto. Los agentes destacaron el «buen comportamiento» de los jóvenes que se encontraban en el interior de la discoteca en el momento del incidente, ya que permitió que el desalojo se llevara a cabo de forma pacífica y sin altercados.

Justificación

La Sala Príncipe de Granada hizo pública en el mismo mes de junio su versión de los hechos en una carta enviada a este periódico. «Nos vemos obligados a escribir esta líneas por la falsedad y la falta de verificación de la información publicada. Los titulares no deberían ser 'La discoteca de Granada que triplicaba su aforo estaba llena de menores' o 'Pesadilla en la discoteca. Aforo triplicado y repleta de menores', sino 'Los aforos de los locales dedicados a la restauración no están bien calculados', sobre todo si se trata de licencias de actividades antiguas», explicaban para justificar su actuación y criticar que todos los medios de Granada y Andalucía recogieran esta versión del informe de la Policía Local de Granada que ordenó el desalojo.

A continuación señalaban que «lo primero será explicarles los hechos del pasado viernes. En primer lugar, la sala tenía menores porque era una fiesta especial en la que no se servía alcohol. No estaba llena y a reventar, y en ningún caso supuso un peligro para los jóvenes porque el local puede albergar cómodamente 650 personas y dispone de medidas de seguridad necesarias para su disfrute».

Posibilidad de nueva medición

De inmediato recibieron cumplida respuesta del portavoz de la Policía Local de Granada, quien les recomendó que «si el empresario no está de acuerdo con el aforo, tendrá que ir a la Junta de Andalucía y reclamar que se lo vuelvan a medir». Respecto a la actuación mencionada, «como agentes, nosotros leemos lo que pone en la licencia de la Junta; pone que el aforo es de 206 personas, contamos que había 598 y ordenamos el desalojo».

Además, añadió que «el que no estén de acuerdo no les da pie a que lo incumplan» y abundó en que «los técnicos de la Junta no tardan mucho y mientras esté en trámite tienes que meter lo que tengas fijado y certificado». Cabe recordar, terminó, que no es la primera vez que ocurre: «Ya sufrieron un desalojo por la misma razón hace ocho años. Y ocho años no tardan los técnicos en modificar la licencia de un aforo», remató.

En cualquier caso, el expediente sancionador ahora publicado en el BOJA censura absolutamente la actuación de la Sala Príncipe y les multa por «disminuir las condiciones de seguridad» en una infracción tipificada como «muy grave». La empresa de la discoteca tiene un mes a partir de la publicación en el BOJA para presentar el pertinente recurso de alzada.

Fotos

Vídeos