'India' Martínez, el camino del éxito

La cantante cordobesa llena a rebosar el aforo del Palacio de Congresos en un lujoso y completo concierto

JUAN JESÚS GARCÍAGRANADA
La cantante, durante la interpretación de uno de sus temas :: J. J. G./
La cantante, durante la interpretación de uno de sus temas :: J. J. G.

La carrera ascendente en Granada de la cordobesa Jennifer Jessica Martínez, mucho más conocida por India Martínez, es espectacular, duplicando a cada concierto el aforo, hasta llenar este fin de semana el Palacio de Congresos (¡todo vendido hace ya un mes!). En una semana que han sido más que brotes verdes para las músicas ya que todos: Leiva, el Puchero, Rosa, Marlango, Miss Caffeína y ella han completado sus respectivos aforos.

La cordobesa presentó un lujoso concierto con flamígeras pantallas led laterales que simulaban llamaradas preparando su salida al escenario entre nubes de humo, vestida con una elegante chilaba oscura y al cadencioso ritmo oriental de Samafdhi como sintonía. Tras esta introducción comenzaría un concierto en el que también cambiaría varias veces de vestuario pasando de las túnicas a las transparencias, velos y faldas de vuelo, recibiendo muchos piropos en cada cambio de imagen.

La cantante cordobesa vino amparada por un cuarteto muy resolutivo, que en algunas intervenciones instrumentales rememoraba le sonido de los Triana más funk. Soporte más que correcto para las canciones de Camino de la Buena Suerte, el disco que traía a esta bellísima mujer de nuevo a Granada, y que interpretó prácticamente entero ante un público que ha tenido tiempo en los meses que llevamos de año de aprenderse todas las canciones.

Poderío

Pisando fuerte en el escenario desde lo alto de unos tacones casi de volatinera, India Martínez demostró su poderío escénico y ese saber hacer de quien se ha criado desde muy chica cara al público (¡ya actuaba con 11 años!), aunque ha acelerado su carrera en los últimos años a razón de un disco por temporada: Vencer al amor, Hoy, 90 minutos, Aléjate de mí y El camino buscando esa buena suerte con la que ya se ha encontrado. Pasó, sin mucho detalle por esos discos, abriendo los bises arrimándose a las granainas (el crítico de flamenco de este periódico J. M. Rojas asegura que una voz extraordinaria cuando desnuda el flamenco de abalorios y añadidos) y acercando el final de su programa de gira con canciones como 90 minutos o Manuela.

Su multitudinaria actuación en Granada fue un menú degustación que resumía con acierto sus intenciones artísticas, fusionando el flamenco con músicas árabes o hindúes, en los últimos tiempo con un eficaz barniz más pop para todos los públicos. El camino del éxito con final feliz el de la cantante cordobesa.

Fotos

Vídeos