Un bulo de Internet sobre unos presuntos ladrones llega al cuartelillo de Albolote

Numerosos vecinos de esta localidad contactaron ayer y el lunes con agentes de la Guardia Civil para saber si se trataba de un hecho real o no

J. R. V.GRANADA
Mensaje que corría por la Red, con foto incluida. :: IDEAL/
Mensaje que corría por la Red, con foto incluida. :: IDEAL

La Guardia Civil de Albolote recibió ayer y el pasado lunes numerosas llamadas de vecinos de esta localidad que preguntaban si era verdad el bulo que circulaba por las redes sociales sobre dos ladrones de viviendas que se hacían pasar por vendedores de colonias para robar viviendas en este municipio del cinturón Metropolitano.

El bulo, que también circuló por otras provincias españolas, decía que una pareja de inmigrantes rumanos iba por las casas vendiendo colonias. Cuando el vecino se acercaba a oler este producto quedaba como anestesiado y en ese momento la pareja aprovechaba para entrar en el piso y robar. La Guardia Civil desmintió ayer al mediodía la existencia de esta pareja dedicada a este tipo de robos y el haber recibido una sola denuncia sobre este extremo. Todo quedó en un bulo que pasó por 'facebook', 'twitter' y se pasaba a través de los mensajes de los teléfonos móviles.

Lo más curioso es que el mismo lunes la propia Policía Nacional colgó en su página de 'twitter' un aviso alertando de este bulo que estaba corriendo por las cuatro esquinas del país, de norte a sur y de este a oeste. La Policía Nacional recomendaba no abrir este mensaje para evitar que pudieran infectar ordenadores o teléfonos inteligentes ante posibles virus.

En la red social de 'twitter' hay un apartado dedicado a los bulos y el tema estrella de ayer fue de esta pareja dedicada a la venta de colonia para cometer delitos. Mientras estos mensajes corrían de móvil a móvil con una rapidez endiablada, los ciudadanos más aprensivos contactaban con las fuerzas de seguridad para saber de primera mano si se trataba de un hecho real o si era otro bulo más de los que circulan por Internet. Se generó una alarma innecesaria, sobre todo, entre gente mayor.