Dos altos cargos exigen a Olalla que retire en 24 horas su acusación de 'enchufismo'

Se querellarán si la edil de UPyD no se retracta de las declaraciones en las que insinuó que una oposición podría estar preparada para un familiar de un jefe del Ayuntamiento

Q. CH.GRANADA

Ya lo advirtieron algunos cuando la edil de UPyD, Mayte Olalla, salió de la rueda de prensa el pasado 5 de noviembre: en esta ocasión se había equivocado de 'enemigo'. Según fuentes municipales, dos altos cargos del Ayuntamiento enviaron ayer un burofax a la concejala en el que le emplazan a retractarse de aquellas polémicas declaraciones en el transcurso de las próximas 24 horas o, de lo contrario, emprenderán acciones legales. Hoy acaba el ultimátum.

¿Qué dijo Olalla? Escudada en condicionales y suposiciones, la edil vino a denunciar la política de colocaciones dentro del Ayuntamiento. En concreto, según reproduce textualmente el burofax, la representante de UPyD en el Consistorio aseguró: «... Una de las personas que aparecen en el listado de admitidos parece ser que es la nuera de una de las personas de la alta dirección de esta casa, en Personal». Después concretó a preguntas de los periodistas que se trataba presuntamente de la «nuera de un alto directivo de este Ayuntamiento». Sobre la marcha, el gobierno municipal replicó las acusaciones de Olalla y ofreció argumentos para desmontarlas. Esa misma tarde, la edil matizó que, en realidad, la implicada podría ser la pareja de un sobrino de un alto directivo en lugar de la nuera.

Sucede que el área de Personal del Consistorio no hay nadie que encaje en estos parámetros -entre otras cosas porque no tienen hijos-, aunque hay una funcionaria que se dio especialmente por aludida.

La directora general de Personal y el coordinador -los dos únicos altos cargos que existen en el área- denuncian en el escrito remitido que, a raíz de las «falsas acusaciones», están «viendo afectado su derecho al honor y a la propia imagen», ocasionándoles «graves perjuicios morales».

A través del burofax conceden a Olalla un ultimátum de 24 horas para que se retracte hasta en nueve medios y plataformas digitales donde se reprodujeron total o parcialmente las declaraciones. «En caso de desatender el requerimiento en los plazos indicados se ejercitarán las acciones legales oportunas. Advirtiéndole además del derecho que asiste a los requiriente para reclamar a la requerida por los perjuicios ocasionados consecuencia de las declaraciones vertidas», concluye el escrito.

Los dos trabajadores que lo firman son el coordinador general de Personal, que difícilmente tiene edad para tener nuera; y la directora general, que no tiene hijos pero que se aproxima más a la segunda versión del 'enchufe' que ofreció Olalla.

Ella sí tiene un sobrino que también es funcionario de carrera del Ayuntamiento. Sin embargo, su mujer no se ha presentado a las oposiciones de inspector tributario y de agente ejecutivo, a las que optaron 92 personas. La aludida es una funcionaria respetada en la plaza del Carmen -en 2007 le dieron la medalla de bronce al Mérito-; alguien que fue jefa de gabinete de Antonio Jara y que ha ocupado la jefatura de Personal con todos los partidos políticos que han pasado por la alcaldía.