La Junta prepara el banco público, pero no prevé comprar la ficha del BEF

El Gobierno andaluz se defiende de las críticas del presidente del BBVA, que considera «muy negativo» el previsto instrumento de crédito

L. GLEZ.-SANTIAGOSEVILLA
El consejero de Economía, José Sánchez Maldonado. :: EFE/
El consejero de Economía, José Sánchez Maldonado. :: EFE

El Gobierno andaluz sacará adelante su propio banco público, pese a las reticencias del sector financiero y el rechazo del PP, aunque no tiene previsto comprar la ficha del Banco Europeo de Finanzas, la entidad creada por las cajas de ahorro andaluzas en 2007. Así lo confirmaron tanto el consejero de Economía y el portavoz del Ejecutivo como el coordinador de IU, Antonio Maíllo. La creación de este banco o instituto de crédito oficial andaluz es uno de los compromisos impulsados por Izquierda Unida dentro del pacto de gobierno con el PSOE y viene siendo debatido en un grupo de trabajo del Parlamento desde hace meses.

Las reacciones se precipitaron tras las declaraciones del presidente del BBVA, Francisco González, que calificó de «muy negativo» el proyecto de la Junta y rechazó que el sector público intente «meterse» en el sector financiero. El día anterior el economista jefe de BBVA Research, Rafael Domenech, había censurado en Sevilla el proyecto, porque considera que «no hay fallos en el mercado que justifiquen» su creación.

El consejero de Economía, José Sánchez Maldonado, contraatacó tras el Consejo de Gobierno: «Hay que tener mucho valor para decir esto después de que los ciudadanos vamos a pagar entre todos los 60.000 millones de euros gastados en reestructurar el sistema bancario», dijo. Recordó también la sequía crediticia que sufren las pymes, un «fallo del mercado», apuntó, y consideró necesario este instrumento para engrasar la economía. A su juicio, González reacciona ante la competencia «como si a un carnicero le preguntas qué le parece que le abran otra carnicería en su calle».

Respecto a la posibilidad de que el Gobierno compre la ficha del BEF para este banco público, el portavoz del Gobierno, Miguel Ángel Vázquez, insistió en que esta medida no se contempla, porque no hay una decisión tomada acerca del modelo por el que se va a optar, si será un banco o un instituto de crédito, caso en el que no sería necesario. El Banco Europeo de Finanzas, que tiene su sede en el PTA de Málaga, apenas registra actividad ahora mismo. Se considera un banco «durmiente», tras la desaparición de buena parte de las cajas andaluzas que lo constituyeron. Braulio Medel, presidente de Unicaja y que en turnos ha presidido el BEF, compareció el pasado mes de junio ante el grupo de trabajo parlamentario y se mostró reacio a la creación de este organismo de crédito andaluz, que consideró «complejo y difícil».

Por su parte, el coordinador de IU, Antonio Maíllo, negó que se vaya a comprar el BEF y dijo también que aún quedan varias sesiones del grupo de trabajo para tomar la decisión sobre la fórmula que se adoptará. A su juicio, los ataques del PP a la propuesta de banca pública confirman «lo acertado» de la misma y «la necesidad» de poner en marcha un instrumento financiero público andaluz que sirva «para la reactivación de la economía». Vázquez dijo que este instrumento será «una realidad inmediata» y recordó que los presupuestos de la Junta consignan 1.400 millones de euros para fondos reembolsables, uno de los mecanismos que se contemplan para favorecer el crédito a las empresas. Por otra parte, Sánchez Maldonado no descartó acudir al Tribunal Constitucional para conseguir que el Gobierno pague la deuda de la Disposición Adicional Tercera, que el lunes planteó al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Respecto al anuncio de éste sobre un retraso en la publicación de las balanzas fiscales, el consejero, que es a su vez catedrático de Hacienda y ha participado en las que se elaboraron durante el Gobierno de Zapatero, fue tajante: «Las balanzas fiscales son una milonga».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos