«Hay que decirles a los hijos que son importantes para nosotros»

La psicóloga, sexóloga y comunicadora Olga Bertomeu, protagonista de la segunda entrega de la Escuela de Padres de IDEAL que coordina el juez Emilio Calatayud

C. MORÁNGRANADA
Olga Bertomeu tiene un espacio diario en Canal Sur Radio. :: J. J. MULLOR/
Olga Bertomeu tiene un espacio diario en Canal Sur Radio. :: J. J. MULLOR

Como hay personas a las que los títulos académicos no les impresionan, los primero que conviene resaltar es que Olga Bertomeu tiene setenta años, tres hijos y cinco nietos. O sea, que cuando habla de las relaciones familiares -y es un poner- sabe lo que dice.

Para los que sí les interesan los diplomas, aquí va un currículum muy resumido de Olga Bertomeu: psicóloga clínica, sexóloga y comunicadora -durante una década ha dirigido y presentado el magacine matinal de Canal Sur Radio, un espacio que ahora conduce el periodista Rafael Cremades y en el que ella sigue teniendo su sitio de lunes a viernes, a partir del mediodía-. Y por las tardes pasa consulta.

En otras palabras, y valga la redundancia, que Olga Bertomeu es palabra. Es su herramienta para 'curar' parejas, romper silencios y ansiedades, conversar... cosas que deberían de ser normales, pero que no lo son. Y a Olga Bertomeu le preocupa esa tendencia general hacia la incomunicación. «La televisión calla a todo el mundo y en las familias no hablan. No sé hacia dónde vamos. Parece que hacia la familia muda. Y, para colmo, está todo eso de las redes sociales. Yo reconozco que soy una analfabeta funcional en esa materia, pero lo que veo es que lenguaje y el diálogo se están perdiendo. El padre llega a casa, se pone a ver la tele y calla. Su pareja le dice 'dime algo'. ¿Pero algo sobre qué? No nos entendemos y tenemos que demostrarnos a nosotros mismos que existimos. Para eso está la palabra», reflexiona Olga Bertomeu.

«Quejas y reproches»

Para la experta, que este jueves, día 14, será la protagonista de la segunda entrega de la Escuela de Padres de IDEAL -una actividad que coordina el juez Emilio Calatayud-, existe un clima de desconcierto que ella achaca a ese aislamiento. «Hay quien se queja porque no puede tener hijos y hay quien se queja de que los hijos le tienen loco. Insisto, ¿a dónde vamos? Parece que solo hay reproches y quejas. Y eso no es bueno para las familias. La familia es una forma de vida que nosotros elegimos y, en consecuencia, tenemos que cuidarla. En lugar de tantas quejas y reproches, debemos decirles a nuestros hijos lo importante que son para nosotros y lo felices que estamos por tenerlos en el mundo. Tienen que saber que han venido a a golpe de amor», propone la psicóloga, y abuela de cinco nietos de edades comprendidas entre los dos y los 23 años, una fórmula para mejorar las relaciones paterno filiales.

Olga Bertomeu es perfectamente consciente de que la crisis está contribuyendo a deteriorar los vínculos y a generar un enojo generalizado, pero también aboga por no dejarse llevar por el mal rollo. «Desde un punto de vista psicológico, la crisis se nota, claro que se nota. Hay muchas personas que lo están pasando muy mal. Y cuando alguien está preocupado no tiene, por ejemplo, tiempo para el sexo. Porque el sexo es juego, pero si peligra tu trabajo o no tienes para pagar los recibos, lo último que te apetece es jugar. Todo eso es comprensible, pero la crisis también ha de servirnos para reflexionar, para saber si estábamos viviendo conforme a nuestras posibilidades y cuánto nos costaba eso. Y tenemos que involucrarnos en la solución. La crisis no va arreglarse sola: no vamos a levantarnos una mañana y habrá desaparecido. Es verdad que hasta ahora solo hemos visto que los responsables se lamentan o escurren el bulto, y eso no ayuda, pero tenemos que poner todos de nuestra parte», anima.

Sobre el sexo y los menores, Olga Bertomeu precisa que ella es partidaria de que sea una asignatura escolar. Lo cual no quiere decir, advierte, que los chavales tengan que disponer de un «manual para hacer el amor: eso sería muy sencillo; la educación sexual va mucho más allá», indica, al tiempo que recalca que, en este tema, lo principal es decir siempre la verdad. «Hay formas preciosas de hacerlo sin tener que recurrir a lo de la cigüeñita y tal», agregó.

Catalana de nacimiento, Olga Bertomeu es sevillana desde los nueve años, que fue cuando su padre, que ahora es un inquieto nonagenario, decidió instalarse en Andalucía para vender frío. Tal y como suena: fue pionero en España en la instalación de sistemas de refrigeración de alimentos, etc.

La cita con Olga: este jueves, día 14, en el Teatro CajaGranada, a partir de las ocho de la tarde.