Desarticulado un clan dedicado a la venta de cocaína y dirigido desde la cárcel de Albolote

La Guardia Civil efectuó ayer distintos registros en el municipio de Huétor Tájar donde quedaron detenidas, al menos, seis personas

JOSÉ R. VILLALBAGRANADA

La Policía Judicial de la Guardia Civil desarrolló ayer una importante operación contra el narcotráfico en el municipio granadino de Huétor Tájar. Los vecinos no dieron crédito al trasiego de vehículos policiales que iban y venían a toda pastilla por el núcleo urbano. La operación no era ninguna tontería.

La Guardia Civil detuvo, al menos, a seis personas presuntamente vinculadas con un importante clan dedicado a la venta de cocaína en Granada y otras provincias andaluzas, según ha podido saber este periódico de fuentes consultadas en el municipio de Huétor Tájar. En la operación participaron distintas unidades territoriales de la policía judicial de la Guardia Civil, que efectuaron un despliegue importante para realizar registros, al menos, en tres domicilios de forma paralela durante la jornada de ayer.

No ha trascendido la cantidad de droga encontrada en los distintos registros efectuados en este municipio del Poniente granadino, aunque sí habrían podido ser halladas armas blancas y de fuego junto a otros enseres que emergen como pruebas contundentes de la presunta vinculación de los arrestados con este clan compuesto por vecinos del municipio hueteño y de nacionalidad española, muchos de ellos con un currículo delictivo a sus espaldas de bastante peso.

Según ha podido saber este periódico, este clan no tenía miramientos en que hubiera menores de edad dedicados a traer o llevar la cocaína para evitar despertar sospechas entre los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Los menores eran utilizados al antojo de los líderes de esta banda, a quienes no le importaba demasiado el riesgo que pudieran correr estos adolescentes cuando salían o entraban con la cocaína destinada a la venta.

El resto de los miembros de esta banda se multiplicaban en cuanto a las funciones que desarrollaban para traficar con la cocaína, una organización potente y que operaba más allá de las fronteras de esta provincia de Granada.

Los líderes del clan no estaban en Huétor Tájar, ni en Granada. Se encontraban en la cárcel de Albolote, según ha podido saber este periódico, y era desde la prisión desde donde movían los hilos para efectuar las distintas operaciones de compra y venta de cocaína. Los dos líderes del clan, hombre y mujer, eran los padres de algunos de los arrestados y precisamente cumplen condena por delitos contra el tráfico de drogas. Una forma de pasar desapercibido y no levantar sospechas ante los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

Desde prisión

Pero, ¿cómo desde una prisión se puede mercadear con droga a gran escala? Aprovechando las visitas para expresarle a terceros el rumbo de las operaciones, mediante comunicación escrita o llamadas telefónicas. Además, no debe olvidarse que en la prisión abunda bastante el personal dedicado al tráfico de drogas, algunos a gran escala. Los arrestados en esta importante operación contra el tráfico de drogas permanecen en estos momentos detenidos en dependencias de la Guardia Civil y seguramente no pasen a disposición judicial hasta que se agote el plazo máximo de 72 horas. El juzgado que instruye este caso ha decretado secreto de sumario debido al calado de la operación y la peligrosidad de los componentes de este clan dedicado presuntamente al tráfico de cocaína.

Vía aérea

La cocaína que entra en Granada no lo suele hacer por vía marítima como sí ocurre con el hachís procedente del Norte de África. Esta droga suele llegar a Madrid a través del aeropuerto de Barajas, en la mayoría de las ocasiones, y desde allí suele ser repartida por vía terrestre a los distintos puntos de destino por la geografía nacional.

No es la primera vez en este año en que la Guardia Civil se incauta de cocaína en la localidad de Huétor Tájar. El pasado mes de marzo detuvieron a tres ciudadanos de origen boliviano y se hicieron con un kilo de cocaína que portaban en el momento del arresto, la droga iba repartida en pequeños paquetes.