Una anciana se destroza la cara y las rodillas al tropezar en una calle en mal estado en La Paz

La mujer, de 87 años, recibió cinco puntos de sutura en la cabeza y presenta graves traumatismos en ojos, nariz y rodillas

MIGUEL RODRÍGUEZ CÁRDENASGRANADA
Un tronco de árbol como este se arrancó del suelo hace un año y el hueco se cubrió con un parche :: M. R. C./
Un tronco de árbol como este se arrancó del suelo hace un año y el hueco se cubrió con un parche :: M. R. C.

Dolores Gutiérrez, de 87 años, sufrió un aparatosa caída en la noche del pasado miércoles que le provocó numerosas heridas en diferentes partes de su cuerpo. ¿La causa? Una calle en mal estado a las puertas de su casa, en el barrio de La Paz. Chinos y arena recubren la zona donde tropezó, que además está repleta de desniveles.

A pesar de su caída, Dolores no se fracturó ningún hueso, pero conservará la cara y las rodillas hinchadas durante algún tiempo, aunque esto no sea problema para seguir con su vida normal pues asegura, ella se levanta igual de temprano «para hacer la cama y salir a pasar la mañana en la puerta con las vecinas». La caída de Dolores ha provocado el hartazgo en los residentes de la zona que, ante la situación que presentan todas sus calles, van a reunir firmas de todo el barrio «para que esta situación de marginación cambie ya de una vez», asegura Jesús, propietario de una vivienda y un comercio en La Paz y vocal del PSOE en el Distrito Norte.

La calle de Dolores no es la única en mal estado, «hay que arreglar todas las calles, no solo esta» asegura una vecina que tiene a su hermana en silla de ruedas «sin poder salir de casa porque en todas las calles hay agujeros y no puede ir con la silla».