Investigan la extraña aparición de decenas de pájaros muertos en Motril

Técnicos de la Junta y la Guardia Civil recogieron muestras de las aves para aclarar si se trata de un posible envenenamiento con pesticidas o un fenómeno natural

M. NAVARRETEMOTRIL
Una de las zonas en la que aparecieron los pájaros, aplastados sobre la carretera. :: JAVIER MARTÍN/
Una de las zonas en la que aparecieron los pájaros, aplastados sobre la carretera. :: JAVIER MARTÍN

Los conductores que a primera hora de la tarde de ayer circulaban por la carretera de Playa Granada, en Motril, se quedaron de piedra al ver caer una lluvia de pájaros negros sobre la carretera. Un extraño episodio ante el que es inevitable recordar la mítica película de Hitchock. Pero estos pájaros motrileños concretamente vencejos comunes no atacaban, simplemente caían muertos o agonizantes al suelo. El suceso movilizó rápidamente a la Policía Local, técnicos municipales de Medio Ambiente, una patrulla del servicio fiscal de la Guardia Civil de Motril que se encontraba por la zona, el Seprona de la Guardia Civil así como los agentes de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, que han abierto una investigación para determinar cual es la causa que provocó la muerte de los pájaros.

Los vencejos sembraron de manchas negras todo el recorrido que discurre entre la rotonda de conexión con la N-340 y Playa Granada, en el cruce del camino Patria con el camino seco. También se encontraron ejemplares muertos en el área de la carretera que sube a Granada, hasta la altura del cruce de Lobres. Tan sólo de la carretera de Playa Granada se retiraron más de un centenar de ejemplares.

Lo primero que realizaron los técnicos fue limpiar la carretera, ya que los vencejos suponían un peligro para los conductores que los estaban atropellando. Además querían evitar que otros animales se los comieran y continúase la cadena de muertes, ante la posibilidad de que las aves hubieran sufrido un envenenamiento. La posibilidad de que algún tipo de pesticida agrícola hubiera afectado a las aves es una de las hipótesis que barajaban en la tarde de ayer los expertos, tanto los agentes de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía como agentes del Seprona de la Guardia Civil. Otra de las teorías es que los insectos de los que se alimentan las aves hubieran tomado agua contaminada y la tercera de las hipótesis que en la tarde de ayer tomaba peso es que se hubiera producido un fenómeno natural.

Hipótesis

Los vencejos podrían haberse desorientado por el viento o por el cansacio de la migración y luego haber sufrido problemas para levantar el vuelo, ya que este tipo de ave no despega desde el suelo como un helicóptero sino que se ayuda de otras plataformas. Ésto explicaría por qué no se halló muertas otro tipo de aves. Los investigadores también estaban estudiando ayer si se han producido fenómenos similares en otras zonas. «Es un episodio muy raro», subrayaban ayer desde el Seprona de la Guardia Civil. De hecho, uno de los grandes expertos en aves de la Costa, el inspector de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Motril y jefe de la Charca Suárez, José Larios, apuntaba que nunca antes había observado un fenómeno así. Larios explicaba ayer que los vencejos comunes de aspecto parecido a las golondrinas son aves insectívoras que gozan de protección, aunque no están en peligro de extinción. Es un pájaro muy común en la Costa granadina, se alimenta de plancton aéreo y les encanta ir a beber a la Charca Suárez. «Son los responsables de eliminar los mosquitos. Si ellos no estuvieran, en verano no podríamos salir», relataba gráficamente Larios.

El jefe de la Charca Suárez rescató a los ejemplares rescatados con vida y se los llevó su particular UCI para las aves, en el centro de educación ambiental del humedal motrileño. Allí trató de salvar la vida a los vencejos hidratándolos con suero y poniéndoles calor. En la Charca no se ha registrado mortandad de ninguna otra especie. Los técnicos de la Junta de Andalucía se llevaron los animales muertos para analizarlos en el CAD de la Junta de Andalucía en Málaga, además de recoger ejemplares vivos y otras muestras de agua embalsada en la zona. En esas muestras estarán, con toda probabilidad, las respuestas al extraño fenómeno de los pájaros de Motril.