La droga decomisada en 2012 equivale al salario anual de 761 mileuristas

El hachís y la marihuana copan los principales alijos, seguidos de la cocaína y las pastillas de diseño

JOSÉ R. VILLALBAGRANADA

La droga incautada el pasado año por los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado en Granada hubiera puesto en circulación más de nueve millones de euros (9.142.485) en lo que viene a ser conocido como economía sumergida, un dinero no sometido a ningún tipo de control fiscal y del que sobreviven mayoritariamente las redes del narcotráfico a pequeña y gran escala. La cifra está calculada en base a los precios del mercado negro de la droga recogidos en el Plan Nacional sobre Drogas, PNSD, y las cantidades de estupefacientes incautadas por Policía Nacional y Guardia Civil en Granada.

La lucha contra la droga se saldó el pasado año con el decomiso de 5.130 kilos de estupefacientes en la provincia, incluida la capital granadina: 5.100 kilos de hachís y marihuana, 30 kilos entre cocaína y heroína, además de 81.000 unidades de pastillas de diseño con el éxtasis. Todas estas sustancias, una vez vendidas en los puntos de droga repartidos por toda la provincia, hubieran generado el mismo dinero que cualquier empresa gastaría durante un año en abonar los salarios de 761 trabajadores con una nómina de mil euros mensuales. Una importante cantidad de dinero quitada de la circulación y de la que únicamente podrían beneficiarse las mafias dedicadas a este tenebroso negocio. Si sirve de algo el dato, solo en Granada hubo 1.332 personas en tratamiento por algún tipo de adicción vinculada a las drogas ilegales en el año 2011, según los datos del Observatorio andaluz sobre Drogas y Adicciones. Asimismo, los fallecimientos por reacciones adversas a sustancias psicoactivas fueron en 2009 de 16 personas y un año antes de 31, según datos del Observatorio Español de la Droga y las Toxicomanías(OEDT).

¿Cómo entra esta droga en Granada?Las principales vías de llegada son la marítima y la terrestre a través de la A-92, cuando se trata de hachís, casi siempre procedente del norte de Marruecos o de otras localidades andaluzas como Algeciras, Cádiz, Málaga o Almería. La cocaína viene, mayoritariamente, vía Madrid bien por carretera en coches preparados con dobles fondos, en transportes público o aéreo o a través de las llamadas 'mulas' o personas que la ingieren dentro de su estómago.

«Desde la entrada en funcionamiento del SIVE (Servicio de Vigilancia Exterior) apenas se usan las planeadoras para transportar los fardos de hachís por vía marítima. Se apuesta por operaciones menos arriesgadas en que una embarcación de recreo o un barco de pesca se acercan a una nave nodriza en alta mar y allí cargan cantidades que no suelen superar los 500 kilos. Traen menos droga y necesitan menos infraestructura», apunta el jefe del equipo contra la Delincuencia organizada y Antidroga de la Guardia Civil -EDOA-, que por razones de seguridad omite su nombre. También se han localizado avionetas transportando hachís.

¿Quiénes manejan el negocio de la droga en Granada capital? «La mueven distintos tipos de sujetos, desde traficantes habituales pertenecientes a clanes y generaciones que han hecho del tráfico de drogas su 'modus vivendi' hasta traficantes ocasionales para costearse su adicción a la sustancia que consumen o traficantes, conocidos como «primerizos», que bien porque se han quedado sin trabajo y fuente de ingresos o bien porque han visto en la venta de droga una forma de hacer dinero rápido y fácil comienzan a delinquir de esta forma», explica C. R., Jefe de la brigada provincial de Estupefacientes de Pequeño Tráfico de la Policía Nacional.

El narco grande y el pequeño

Después están los encargados de comprar grandes cantidades y revenderlas fuera de Granada. Los grandes capos de la droga están en sus lugares de origen (Marruecos, Colombia, Bolivia) y aquí existen los narcos «con contactos» para comprar la droga en «cantidades grandes» a los propietarios de la misma y después venderla a otros compradores. En estos niveles se distinguen dos escalas: el narco que tiene la confianza del vendedor y los contactos para revenderla, y el personal que utiliza para transportarla, guardarla en 'armarios' y descargarla que suelen ser delincuentes de poca monta. «Aquí hay de todo, desde inmigrantes a españoles pasando por narcos que han huido de unas provincias y se han instalado aquí, hasta que se vuelven a marchar», pero sobre todo con una característica en común: «no se puede dar un número de cuántos son porque aparecen y desaparecen. Y cuando entran en prisión suelen perder la confianza de la persona que le vende las grandes cantidades», apunta el responsable del EDOA.

En este mercado hay mucha competencia, demasiada y en los últimos años más que nunca. «Hay bastantes rivalidades entre traficantes, entre ellos cada vez está más de moda 'darse el vuelco' (robarse la droga unos traficantes a otros) asegurándose que la víctima nunca va a denunciar que le han quitado la droga que él vendía al ser una actividad ilícita. Es normal entre vendedores intentar quitarse toda la competencia que les pueda hacer sombra en su negocio, bien sea mediante 'un vuelco' o mediante amenazas, agresiones o chivatazos», señala el jefe de Pequeño Tráfico de Policía Nacional.

«Sí han proliferado bastante los robos entre ellos. Sin logran kilos de hachís o cocaína gratis -cada kilo cuesta en el mercado 1.447 euros o uno de cocaína, valorado en 33.995 euros- todo lo que ganen es beneficio y hasta logran romper el mercado con precios muy bajos», apostilla, el responsable de la lucha antidroga del EDOA en Granada.

Policía Nacional y Guardia Civil, con autorización judicial, suelen rastrear las cuentas corrientes de los 'narcos' detenidos para demostrar que han blanqueado dinero y seguir el rastro de los millones de euros ganados. El dinero de las grandes operaciones de droga siempre se suele abonar en mano y en metálico, aunque en ocasiones, según narran desde la Guardia Civil, se han encontrado con pagos hechos con diamantes desde un país africano. «Se realiza una investigación económica o patrimonial paralela a la investigación operativa, porque hay que acreditar la procedencia del dinero ganado con la venta de la droga, ahí entraría en acción otra modalidad delictiva que sería el blanqueo de capital, delito colateral al tráfico de drogas a gran escala y en el cual hay unidades altamente especializadas».

El nivel de vida, del que les gusta presumir a los 'narcos', muchas veces les delata gracias a los coches de lujo utilizados o chalés donde residen en Granada y la Costa.