Las bicicletas no son para circular por la acera

Biciescuela Granada se opone a los cambios propuestos en el Proyecto de reforma del Reglamento General de Circulación, que contempla que los ciclistas puedan circular por las aceras y por otras zonas peatonales

DIEGO QUERO@SURQUERO | GRANADA
Las bicicletas no son para circular por la acera

Van por la calzada, por el carril bici y por las aceras, pero hay muchos ciclistas que quieren circular como si llevaran un vehículo más, que es lo que está considerado la bicicleta. El Proyecto de reforma del Reglamento General de Circulación presentado hace unas semanas por la Dirección General de Tráfico propone que se permita a los usuarios de la bici invadir las aceras para circular por ellas, entre viandantes, coches para bebés, mascotas, y demás protagonistas de las aceras. Desde la asociación Biciescuela Granada lo tienen claro: La acera tiene desde siempre un carácter exclusivamente peatonal.

El argumento de esta asociación ciclista granadina se fundamenta en la seguridad. Jordi Tatay, miembro de Biciescuela Granada sostiene que el peatón no tiene la obligación de estar pendiente de los posibles peligros que le puede acarrear que un ciclista circule por la acera. Al salir de un portal o de un comercio, no tengo que mirar a ver si viene un cliclista, a la velocidad que sea, o detrás de una esquina, no tengo porque estar pendiente, dice Tatay. Además de la seguridad del peatón, también está en juego la seguridad del ciclista, ya que a los obstáculos que se puede encontrar en la acera, hay que sumar el problema de cruzar por los pasos de peatones, ya que podrán cruzar por ellos, según el proyecto del DGT. Jordi Tatay explica el peligro que tiene para un ciclista un paso de cebra ya que si alguien que va conduciendo un coche, moto o camión puede ver a un peatón que va andando, pero si aparece un ciclista a unos diez kilómetros por hora por ejemplo, es imposible de ver, lo ves ya cuando está dentro del paso de peatones. Las estadísticas reflejan que en los últimos años ha crecido el número de ciclistas que circulan por la acera, creciendo de la misma manera el número de ciclistas que son atropellados al cruzarlos.

Si las aceras no son solución, el carril bici tampoco lo es. Biciescuela Granada también se muestra contrario a la vía de circulación que en algunas aceras de la capital y la provincia permite a los ciclistas circular. En numerosas ocasiones, estos carriles son invadidos por contenedores, vehículos mal aparcados, o simple suciedad. Los carriles bici son estrechos, no tienen distancia de seguridad hacia otros vehículos, no tienen ángulos de visibilidad adecuados, se posicionan en el extremo derecho de la calzada y es muy fácil para un coche atropellar a un ciclista, porque el ciclista continúa recto, repasa Jordi Tatay. Incluso, hay algunos estudios que sostienen que hay más posibilidades de tener un accidente si se circula por un carril bici que si se va por la calzada.

Este rechazo al carril bici ha llevado a esta asociación a pedir una reformulación del Plan Andaluz de la Bicicleta. Este proyecto contempla la construcción de carriles que unan los pueblos del área metropolitana con la capital. En municipios como Alhendín, Jun, Las Gabias, Cájar, Cúllar Vega, Vegas del Genil o Cenes se prevén construir carriles bici que sirvan de unión con la capital. Jordi Tatay dice que hay diez millones de euros destinados a este plan, por lo que se harán trozos de carriles bici, tres kilómetros por allí y otros por acá. Trozos que cuando se terminen, obligará a los ciclistas a utilizar la acera, y aumentará la cantidad de problemas con los peatones y los accidentes. La asociación granadina propone que, con ese presupuesto, se realice una formación que consista en enseñar a la ciudadanía cómo circular por la calzada. Nuestra propuesta es que con esos diez millones de euros podamos enseñar a más de un millón y medio de adultos y alumnos de secundaria cómo utilizar la bici y dar empleo a más de 500 personas, asegura este miembro de la asociación ciclista. Como prueba piloto, Biciescuela Granada ha enseñado a circular en bicicleta a trabajadores del Hospital Virgen de las Nieves, de los cuales un cinco por ciento acuden en la actualidad a trabajar en su bicicleta.