Antonio de la Torre ya es 'Caníbal' en Granada

La ciudad acoge una historia de suspense dirigida por Manuel Martín Cuenca

EFEGRANADA
A la derecha, Antonio Torre durante el rodaje. :: G. MOLERO/
A la derecha, Antonio Torre durante el rodaje. :: G. MOLERO

Granada acoge desde desde este lunes el rodaje de "Caníbal", una historia de suspense dirigida por Manuel Martín Cuenca y protagonizada por Antonio de la Torre, nominado dos veces a los próximos premios Goya, cuya filmación se prolongará durante ocho semanas en distintos puntos de la provincia.

El rodaje ha comenzado esta tarde en la Carrera del Darro, en el bajo Albaicín, a las órdenes del almeriense Manuel Martín Cuenca, autor también, junto a Alejandro Hernández, del guión de "Caníbal", que formó parte del mercado de proyectos del Atelier de la Cinefondation del Festival de Cannes, y fue seleccionada por Cinemart, el mercado de proyectos del Festival de Rotterdam.

"Caníbal" narra la historia de Carlos, un prestigioso sastre de Granada y un hombre respetable pero que se alimenta de mujeres, fundamentalmente turistas, forasteras y desconocidas con las que no tiene ningún vínculo emocional, ha informado hoy la productora, La Loma Blanca.

Todo eso cambia el día que conoce a Nina, una joven rumana que busca desesperadamente a su hermana gemela, desaparecida días atrás, que trabajaba como masajista y que era vecina de Carlos, quien se convierte en su única esperanza.

El director de "La Mitad de Óscar", "Malas Temporadas" y "La Flaqueza del Bolchevique" se sitúa de nuevo tras la cámara para rodar una historia de suspense protagonizada por el malagueño Antonio de la Torre, la actriz rumana Olimpia Melinte y la sevillana Alfonsa Rosso ("Volver", "El tiempo entre costuras").

El rodaje se desarrollará a lo largo de ocho semanas en Granada capital, Sierra Nevada, Motril y Güejar Sierra, entre otros puntos.

Se trata, según su director, de una historia de "suspense y tensión" con la que pretende construir un cine "profundamente andaluz, no sólo hecho por andaluces sino capaz de inventar nuevas historias a través del enorme universo cultural de nuestra tierra".

Es, afirma Martín Cuenca, "una historia de crímenes que contiene una gran historia de amor, una historia moderna con la capacidad para atraer a un público amplio y abierto, pero sin perder el poso de las historias que dejan huella".