La celebración de la Toma de Granada termina sin incidentes y Torres Hurtado la califica como "ruidosa"

La celebración se ha llevado a cabo entre una fuerte presencia policial, aunque los agentes locales y nacionales no han tenido que actuar en ningún momento

M.V. COBO , FOTOS: RAMÓN L. PÉREZGRANADA
Ledesma, con el pendón de la ciudad :: RAMÓN L. PÉREZ/
Ledesma, con el pendón de la ciudad :: RAMÓN L. PÉREZ

El 2 de enero ha empezado en Granada como ya viene siendo habitual: entre pitos y aplausos. En un lateral de la plaza del Carmen, un grupo de personas ha increpado al alcalde y al Equipo de gobierno del Ayuntamiento de Granada, al grito de "los genocidios no se celebran".

Este era el ambiente en la Plaza del Carmen:

También algunos policías locales han aprovechado el acto para protestar por sus condiciones laborales.

El alcalde de Granada, José Torres Hurtado, junto con el máximo responsable del MADOC, Puentes Zamora, ha pasado revista a las tropas en la Plaza del Carmen. Acto seguido, el alcalde ha entrado en el Ayuntamiento para iniciar el acto de la Toma en la casa consistorial. Este año, el responsable de tremolar el pendón ha sido Francisco Ledesma, concejal de Economía.

Minutos después, el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Granada ha partido hacia la Capilla Real, donde se ha celebrado una misa.

La comitiva ha sido aplaudida desde la plaza del Carmen hasta la Capilla Real por algunas personas que se encontrabana en ese momento en la calle. Un grupo de policías locales han ido detrás de la comitiva con pancartas revindicativas.

En la larga misa que se ha celebrado en la Capilla Real, el arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, ha pedido que se cuide a las familias, entre otras cosas. Después de la ceremonica religiosa, el portavoz del equipo de gobierno, Juan García Montero, ha tremolado el pendón en la Capilla Real.

Acto seguido, el cortejo se ha dirigido por las calles del centro para bajar la calle Reyes Católicos, y después llegar hasta la plaza del Carmen, donde la comitiva ha sido recibida de nuevo por pitos y aplausos. Unos gritaban "2 de enero, nada que celebrar", mientras que otros respondían con aplausos.

La comitiva ha subido después al balcón central del Ayuntamiento, desde donde se ha tremolado el pendón y se ha celebrado el rito de gritar tres veces "Granada", con la consiguiente respuesta. "¿Qué?". El encargado de tremolar el pendón este año ha sido Francisco Ledesma, concejal de Economía del Ayuntamiento, que ha mostrado su emoción por este hecho.

El alcalde de Granada, José Torres Hurtado, ha celebrado que la fiesta de la Toma se haya desarrollado sin incidentes destacabales. "En una jornada muy tranquila, aunque algo ruidosa", ha dicho el primer edil. La celebración se ha llevado a cabo entre una fuerte presencia policial, aunque los agentes locales y nacionales no han tenido que actuar en ningún momento.

Fotos

Vídeos