El Bosque Mutante crece en la Alpujarra

Gracias a un fan de Niños Mutantes, se ha podido llevar a cabo una gira sostenible en la que se han plantado árboles para contrarrestar la contaminación que produce una gira

DIEGO QUEROGRANADA
El Bosque Mutante crece en la Alpujarra

Loquillo dijo en una ocasión que el pop es un estado de ánimo, el rock and roll es una forma de vida. Y solo de una forma de vida, de una manera de vivir, puede nacer un compromiso que perdure en el espacio y en el tiempo. No es una novedad el compromiso de NIños Mutantes con la sociedad, sus canciones los delatan, pero hace unos meses tuvieron una oportunidad de oro para dar ejemplo con una acción aparentemente sencilla.

Juan José Amate, ambientólogo, emprendedor social y fan mutante les planteó la idea de recompensar al planeta plantando árboles por el daño que le iban a hacer a este recorriendo unos 20.000 kilómetros de carretera. En el disco encontraba letras y guiños hacia esos cambios en nuestro modo de ser y en la sociedad que cada vez más el mundo necesita, y pensé que podía ser un ejemplo del compromiso de sus componentes, un compromiso que podía ir un paso más allá y trasladarse a los impactos ambientales que la gira iba a generar, explica Juan José Amate.

Hoy esa idea es una realidad que se llevó a cabo a finales de septiembre. Niños Mutantes se desplazó hasta Capileira para llenar la falda de uno de sus montes con majuelos, encinas o espinos albar. Este pueblo alpujarreño se convirtió, durante un día, en santo y seña del compromiso de Niños Mutantes con el medio ambiente, del que quedará huella durante años.

Un bosque que como asegura Nani Castañeda, batería del grupo, puede seguir creciendo: Con las bandas que lo hemos comentado les ha encantado la idea. Tenemos pensado invitarlos a hacer crecer nuestro bosque y si quieren poner en marcha el suyo, pues mejor. Aunque en un principio les sonaba a chino, Niños Mutantes tuvieron claro dónde querían que se extendiera el manto limpio, ya que tenían varias razones. La primera es que Capileira es precioso, tiene un nombre de cuento y está en pleno corazón del Parque Natural de Sierra Nevada. La segunda es que nuestros últimos tres discos los hemos grabado en La Alpujarra, en nuestro cuartel de invierno de Tablones, en Órgiva. Estamos muy ligados a la Alpujarra en general, nos encanta perdernos por allí para componer, inspirarnos y grabar. La tercera es que ME GUSTA CAPILEIRA, un colectivo de comerciantes del pueblo, por y para el pueblo, recogió el guante y organizó la plantación explica Nani.

Mientras siguen girando, se calcula la huella de carbono que están dejando y siguen creciendo los árboles que hace unos meses plantaron. Nani Castañeda asegura que quieren seguir ensuciando un poco para poder limpiarlo después plantando más árboles".