La huelga de Granada acabó en empate

Los funcionarios estaban en esta ocasión más tocados que nunca, a medio mes de que le quiten una paga extra, pero quizás por eso no quisieron perder otro día de sueldo

F.C.R.GRANADA
La protesta encabezada por personas vinculadas al 15M. /A. AGUILAR/
La protesta encabezada por personas vinculadas al 15M. /A. AGUILAR

En una provincia donde casi la cuarta parte de los trabajadores son funcionarios, para que una huelga general triunfe -sin interpretaciones- es imprescindible que los trabajadores públicos la secunden en bloque. Si no se paraliza la mayor empresa de Granada -la administración- no se corta en seco la actividad. Los funcionarios estaban en esta ocasión más tocados que nunca, a medio mes de que le quiten una paga extra, pero quizás por eso no quisieran perder otro día de sueldo. Apenas el 20% de los trabajadores de la Junta y del Ayuntamiento se sumaron a la protesta, mientras que el respaldo en los centros de salud y los hospitales fue insignificante. Tanto, que hubo menos colas que nunca en las consultas. Sí se notó el impacto en la Universidad, que se quedó vacia, y la mitad de la plantilla de la Diputación se sumó a la huelga.

Por lo demás, la fuerza de la huelga la midieron los piquetes. Como siempre, fue otra jornada de persianas a media asta, donde los comercios abrían y cerraban según estuvieran presentes los sindicalistas. En los transportes públicos se respetaron los servicios mínimos y en las grandes empresas y fábricas hubo un seguimiento masivo, según los sindicatos.

La huelga fue otra huelga más, la tercera en un año. El único elemento novedoso fue la incorporación de grupos minoritarios y del 15M, que fueron por libres y colocaron en el blanco de sus críticas a los bancos. También hay que añadir la aparición de algunos piquetes radicales que no siguieron la línea marcada por los piquetes 'oficiales'. Aunque en general fue una jornada pacífica, donde el único incidente que reseñar fue el enfrentamiento a la entrada de Dhul, que se saldó con un joven en prisión provisional por agredir presuntamente a un policía.

En definitiva, una huelga que, como arroja la radiografía que hoy recoge sector por sector IDEAL en su edición impresa, tuvo un seguimiento del 50% en los momentos centrales.

Pero si la huelga se notó en la calle como se puede notar un día festivo, la manifestación de por la tarde se convirtió en el principal elemento de presión. Los sindicatos se la jugaban. También PSOE e IU, que arroparon la movilización para lanzarla contra el Gobierno.

Fue la mayor manifestación vivida en las calles de Granada desde que empezó la crisis. Tanto que debe de llevar a todos a una reflexión.

Al Gobierno y también a quienes convocaron una huelga que tuvo más manifestantes que huelguistas.

La huelga por localidades:

-Motril: 3.500 motrileños 'inundaron' las calles de la ciudad

-Baza: Unos 1.500 manifestantes

-Salobreña: Sin apenas notar la huelga

-Almuñécar: Con basura y sin clase

-Guadix: Escasa incidencia en la zona

-Loja: Seguimiento desigual

-Maracena: Día 'festivo' en la localidad

-Alpujarra: Jornada tranquila en la comarca

-Albolote: Se toman medidas preventivas