Ensayan un tratamiento con células madre para la esclerosis múltiple

Se ha demostrado eficaz en los modelos animales de enfermedad, "en los que se produce, inducida de forma artificial, una enfermedad parecida a la esclerosis múltiple"

EFEGRANADA

Especialistas andaluces trabajan en un tratamiento experimental con células madre, que se ha demostrado eficaz en los modelos animales de enfermedad, contra la esclerosis múltiple, considerada la patología neurológica crónica más frecuente en adultos jóvenes y que afecta en España a más de 40.000 personas.

Así lo ha manifestado el especialista Óscar Fernández durante la XXXV Reunión Anual de la Sociedad Andaluza de Neurología, que analiza desde ayer y hasta mañana en Granada las últimas novedades de las enfermedades neurológicas de mayor impacto en la actualidad como la esclerosis múltiple, el alzheimer o la cefalea.

Según Fernández, se trata del trasplante de células madre, un tratamiento experimental que se ha demostrado eficaz en los modelos animales de enfermedad, "en los que se produce, inducida de forma artificial, una enfermedad parecida a la esclerosis múltiple".

El especialista advierte de que por ahora debe considerarse "exclusivamente como un tratamiento experimental", porque aunque hay "fundadas esperanzas" en que este tipo de tratamiento pueda llegar a la clínica, es preciso aún conocer muchos aspectos como el tipo de células más adecuado, la cantidad, la frecuencia de administración o la vía, ha explicado.

En todo el mundo existen alrededor de una veintena de ensayos clínicos en marcha de los que se obtendrán resultados en dos años.

Los datos preliminares del presentado hoy en el marco de la Reunión Anual de la Sociedad Andaluza de Neurología está siendo desarrollado desde 2008 por especialistas de Málaga y Sevilla.

Fernández ha incidido en que "por el momento no es una terapia aprobada y sólo puede usarse en el contexto de un ensayo clínico autorizado como los que se han iniciado en España".

En la actualidad hay tratamientos "moderadamente eficaces" para combatir la esclerosis múltiple que se clasifican en inmunomoduladores e inmunosupresores, según el grado de disminución de la respuesta inmune que producen.

Hay también otros tratamientos orales e inyectables a punto de aparecer en el mercado o en fase de desarrollo avanzado que ofrecerán nuevas oportunidades de tratamiento, según Fernández.

En los casos en los que el paciente no responde a ninguna de las terapias ensayadas puede recurrirse a la terapia combinada, ha explicado.