Critican que Gallardón dé el título de marqués al nieto de Queipo de Llano

La asociación argumenta que Alberto Ruiz-Gallardón y el PP practican un ejercicio de "doble moral" al exigir condenas de la violencia y al mismo tiempo "dar honores a uno de los participantes en la mayor operación de uso de la violencia que ha existido en nuestra historia"

EFEMADRID

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha criticado que el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, haya renovado el título de marqués de Queipo de Llano al nieto del general golpista Gonzalo Queipo de Llano.

La orden del ministro, publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del pasado 17 de julio, manda expedir "previo pago del impuesto correspondiente y sin perjuicio de tercero de mejor derecho, Real Carta de Sucesión en el título de Marqués de Queipo de Llano, a favor de don Gonzalo Queipo de Llano Mencos, por fallecimiento de su padre, don Gonzalo Queipo de Llano Martí".

Para dicha asociación, Ruiz-Gallardón reconoce al general Queipo de Llano al renovar el título nobiliario a su nieto, según denuncia en un comunicado.

Tras señalar que Gonzalo Queipo de Llano fue "uno de los militares sublevados que hicieron de la violencia y el terror contra la población civil una generalizada arma de guerra", destaca que en sus locuciones radiofónicas en Radio Sevilla alentaba a las fuerzas sublevadas a cometer "terribles violaciones de derechos humanos".

"Resulta un insulto a las víctimas de la dictadura y a la democracia que se otorgue desde el Estado ese reconocimiento a quien truncó la libertad de nuestra sociedad para elegir a sus representantes y lo hizo utilizando una despiadada violencia para conquistar el poder", afirma la asociación.

Sostiene también que un ministro de un Gobierno democrático "no puede colaborar en el reconocimiento público e institucional a alguien que causó tanto daño a nuestra sociedad" y recuerda que el PP en sus estatutos dice ser un "partido solidario con las víctimas de la violencia de cualquier signo".

La asociación argumenta que Alberto Ruiz-Gallardón y el PP practican un ejercicio de "doble moral" al exigir condenas de la violencia y al mismo tiempo "dar honores a uno de los participantes en la mayor operación de uso de la violencia que ha existido en nuestra historia".