La vida es bella en el Polígono de Cartuja

Una familia de la barriada de La Paz que ha perdido todo tras el incendio de su piso convence a su hija pequeña de que les ha tocado la bonoloto

JAVIER F. BARRERAGRANADA
La vida es bella en el Polígono de Cartuja

Estela y Antonio sacan una papeleta de la bonoloto y le explican a su pequeña hija Estelita "que nos han tocado los millones", la Bonoloto concretamente. El piso de la calle Dúrcal en el modesto barrio de La Paz en el Polígono de Cartuja de la Zona Norte se quemó completamente y lo perdieron todo: desde los electrodomésticos a los muebles, desde la documentación a los libros de texto.

Como si fuera un remake de La vida es bella, la película en la que Roberto Benigni convierte su reclusión junto a su hijo en un campo de exterminio nazi en un divertido juego, Estela y Antonio han logrado que Estelita, de siete años y con una deficiencia auditiva, asuma esta desgracia como algo positivo mientras logran la necesaria ayuda para comprar de nuevo todo el material didáctico que ella necesita para su aprendizaje.

Antoño, el hijo de la pareja, ya de diez años, se da cuenta de todo y, en su caso, lo que ha recibido es el calor, la admiración, el cariño y el homenaje de su entrenador y de todos los compañeros de su equipo de fútbol.

Durante dos semanas, una oleada de solidaridad familiar y vecinal se ha ocupado de que el piso vuelva a estar como nuevo. Les han regalado una lavadora y los vecinos, albañiles, han entrado en cuadrilla y lo están dejando como nuevo, aunque la desgracia les ha dejado sin nada y, como ambos están en paro, van a tener que mudarse a otra casa.

IDEAL ha entrado en el este piso de la calle Dúrcal de la Zona Norte y ha hablado con la familia y con los vecinos que le ayudan a que su vida recupere la normalidad.

Fotos

Vídeos