Una joven de 22 años acusa a un taxista de Armilla de agresión sexual y era falso

La fémina reconoció que todo era mentira

JOSÉ R. VILLALBAGRANADA

La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial en calidad de imputada no detenida a una joven de 22 años de edad, vecina de Armilla, como presunta autora de un delito de denuncia falsa al denunciar a un hombre por insultos, amenazas e incluso por una agresión sexual que nunca tuvieron lugar.

La joven imputada acudió a la Guardia Civil el pasado día 31 de mayo para denunciar a un taxista porque el pasado mes de marzo la insultó y amenazó en la Feria de Muestras; y porque el pasado día 17 de mayo la abordó por la calle sobre las 22,30 horas, volvió a insultarla y la amenazó con violarla, llegando incluso a desabrocharle el pantalón y a tocarle sus partes íntimas, y que pudo huir del agresor tras forcejear con él y propinarle un fuerte puñetazo en el ojo derecho.

Cuando el equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Armilla investigó la veracidad de lo denunciado, descubrió pronto que los hechos no se sostenían, por lo que los agentes citaron a la denunciante para aclarar algunas contradicciones descubiertas, y ésta última acabó confesando delante de su abogado que todo era mentira y que había denunciado porque se siente amenazada por el taxista por el modo en que la mira cada vez que se cruza con ella.

Fotos

Vídeos